La rueda de la vida es una técnica de coaching que puede ayudarte a tener una visión más clara sobre tu vida. Y es que la misma es capaz de suministrarte información muy valiosa acerca de aquellos factores que impiden tu evolución personal.

Así, la rueda de la vida es una herramienta útil para el autoanálisis que sirve para tomar conciencia de cómo te relacionas contigo mismo en diferentes ámbitos.

Si quieres conocer más detalles, ¡adelante!

 

Usos

La rueda de la vida, desarrollada por Paul J. Meyer, permite obtener un esquema visual de las distintas esferas o aspectos que componen la experiencia vital. En concreto, se presenta el nivel de satisfacción lograda en cada una de ellas para ser consciente del propio bienestar. A raíz de esta conexión, podrás identificar con claridad cuáles son las áreas en las que te conviene trabajar para convertirte en una mejor versión de ti mismo.

  • La rueda de la vida te ofrece una amplia perspectiva sobre tu situación actual para que puedas detectar aquellos aspectos que conviene modificar.
  • Promueve la toma de acción en tu vida y, como consecuencia, que te sientas en control de tus emociones y comportamientos. Tomar acción es posible cuando te liberas de ciertos bloqueos emocionales.
  • Ayuda a la planificación de nuevas metas. Estableciendo el punto de partida en el que te encuentras, serás capaz de visualizar el trayecto que debes recorrer hasta el logro de tus objetivos.
  • Sirve para registrar los progresos realizados en el tiempo. Además, puede aplicarse a diferentes contextos para conseguir el éxito.

 

Cómo desarrollar esta estrategia

  1. Emplear la rueda de la vida es más sencillo de lo que piensas. Para empezar, solo debes dibujar un gran círculo que debes dividir en diferentes secciones que asignarás a una parcela de tu vida. Puedes centrarte en los aspectos que más te interesen, aunque en general se establecen 8 categorías diferentes.

2. A continuación, has de puntuar cada zona de 1 a 10 puntos en relación al grado de satisfacción de la misma. En este momento intenta ser lo más honesto posible para beneficiarte de unos resultados objetivos. Las puntuaciones más altas se sitúan al borde mientras que las bajas se localizan en la parte interior.

3. Es hora de unir los puntos y observar la forma de la rueda de la vida que hemos obtenido.

4. Analiza la figura final para valorar detalles importantes sobre tu progreso vital. Si observas que la rueda de la vida es simétrica significa que te hallas en pleno equilibrio. Si, por el contrario, la misma se caracteriza por líneas irregulares, entonces necesitas trabajar con mayor esfuerzo en algunas áreas.

5. Reflexiona sobre los resultados. Pregúntate con cuanta urgencia has de realizar ciertos cambios. En ocasiones, la autoexigencia y el perfeccionismo influyen negativamente en el desarrollo de la rueda de la vida.

6. Sé consciente del momento vital que atraviesas para establecer tus prioridades de cambio. Este ultimo paso implica trazar un nuevo plan de acción para conseguir la consecución de objetivos a corto y largo plazo.

 

¡Benefíciate de este recurso enriquecedor!