Las siglas CI hacen referencia a la inteligencia general de una persona. No obstante, los términos cociente y coeficiente, a menudo, se emplean indistintamente de forma errónea para hablar sobre ella.

De esa manera, deseamos explicarte la diferencia entre ambos para que puedas usarlos con propiedad en los contextos adecuados. Como resultado, entenderás cuál es el vocablo idóneo para referirse al intelecto y las capacidades cognitivas.

Si te produce curiosidad revelar este misterio, ¡adelante!

 

Origen de la expresión “cociente intelectual”

La expresión “cociente intelectual “comenzó a usarse a principios del siglo XX por algunos psicólogos que deseaban calcular la inteligencia de sus pacientes.

En concreto, el profesional de la salud mental William Stern fue el primero en emplearla para describir este fenómeno a través de pruebas psicométricas. Las mismas no solo evaluaban las aptitudes sino también la personalidad de cada candidato.

Por otro lado, años más tarde, el psicólogo Alfred Binet se dedicaba a medir la inteligencia de los niños a los que trataba valiéndose de una división. Así, para obtener dicho resultado lo que hacía era dividir la edad mental del sujeto por su edad cronológica y multiplicaba esa cifra por cien.

Es bastante obvio, entonces, que lo correcto sea decir cociente y no coeficiente ya que el primero se define como el resultado de una división. Por si no lo recuerdas, este además es un concepto básico que aprendemos en la educación primaria al iniciarnos en las divisiones matemáticas.

Pero ¿qué significa la palabra coeficiente?

La palabra coeficiente verdaderamente no tiene ninguna vinculación a la capacidad intelectual, por lo que no debería emplearse para describirla bajo ningún concepto. El problema es que su índice de aparición es alto en medios como libros, páginas web y hasta en boca de algunos terapeutas.

Así que mediante la lengua oral y escrita se ha extendido el uso de coeficiente y cociente como si de sinónimos se tratara. Pero, nada más lejos de la realidad.

De hecho, según la RAE, el término coeficiente en matemáticas significa: “factor constante que multiplica una expresión, generalmente a su izquierda”. Y aunque admite la expresión coeficiente intelectual, especifica que en psicología lo apropiado es decir cociente intelectual.

Así, lo ideal es solo aplicar el vocablo coeficiente al campo de la física y las matemáticas.

Razones para explicar la confusión entre cociente y coeficiente

La RAE y la fundación BBVA, por ejemplo, son instituciones que no tienen en cuenta la opinión de profesionales a la hora de definir el significado de las palabras. En realidad, solo prestan atención a cómo la lengua es usada por los hablantes y de cómo la misma evoluciona históricamente. De ahí que admitan la utilización de cociente y coeficiente para hablar de un mismo fenómeno.

Como consecuencia, existe tanta controversia entre estos términos y su asociación con la inteligencia. Y es que aunque ambos se usen socialmente para referirse a un mismo proceso, lo cierto es que el término especializado es el de cociente intelectual.

¡Recuerda esta interesante distinción!