Craving es un término inglés que significa literalmente  “deseo poderoso hacia alguna cosa”. En psicología, este término guarda relación con el ámbito de las adicciones, especialmente se refiere al consumo de sustancias estupefacientes.

De esta manera, el craving juega un papel fundamental en el proceso de recuperación de alguien con una dependencia a las drogas. Esto es así ya que provoca la aparición de recaídas y se materializa en unos síntomas muy concretos.

¡Vamos allá!

 

Posibles causas de este fenómeno

  • Dimensión cognitiva: Según el modelo del doble afecto, uno de los modelos cognitivo conductuales más significativos, este deseo incontrolado tiene su origen en el estado emocional responsable del síndrome de abstinencia. Por otro lado, el craving también se explica a partir de la emoción agradable que tiene lugar como consecuencia del consumo de la sustancia.Adicionalmente, otra posible explicación relacionada se basa en asumir que el hábito de consumo se ha convertido en una acción automática en el sujeto drogodependiente. De esta forma, el hecho de no consumir representa un esfuerzo puesto que la tendencia inconsciente del individuo es precisamente la contraria.
  • Dimensión condicionante: De acuerdo con el condicionamiento clásico, el craving ocurre por una causalidad entre estímulo-respuesta. Se trata, por tanto, de una conducta aprendida que se lleva a cabo a partir de la asociación entre la sustancia y el entorno. Es decir, dicha situación favorece la repetición de este fenómeno.Por otro lado, según el condicionamiento operante, el hábito de consumo se refuerza a partir de las sensaciones agradables que genera. Así, se busca el estímulo que siempre crea una recompensa para el cerebro. De esa manera, el sujeto desea repetir la misma experiencia una y otra vez.

 

Explicación adicional

De acuerdo con la neurobiología, el craving podría estar causado por la habituación del sistema nervioso a la sustancia psicoactiva.

Debes tener en cuenta que cuando se deja de consumir una droga, los mecanismos cerebrales se descompensan y se produce un desajuste de algunos químicos del cerebro, como la dopamina, las endorfinas o la serotonina. Como resultado, el organismo acusa esta falta gravemente provocando sensaciones de gran malestar.

A pesar de ello, a lo largo del tiempo, esos síntomas negativos conseguirán remitir sin problemas.

 

Tratamiento de las adicciones

El craving es la principal fuente de sufrimiento entre quienes desean iniciar un tratamiento para curar sus adicciones.

Si el ansia incontrolada por consumir de parte del sujeto no se satisface, esto da lugar a padecer el síndrome de abstinencia. Este genera unos síntomas sumamente desagradables que incluyen: náuseas, sudores fríos, diarrea, palpitaciones intensas, temblores excesivos e incapacidad para concentrarse, entre otros.

Por lo tanto, es urgente prestar atención al fenómeno del craving antes de establecer un tratamiento definitivo. Además, es necesario reeducar al paciente en cuanto a los factores que intervienen en su proceso de dependencia. De este modo, será capaz de adaptarse a una vida sin consumo de estupefacientes de forma progresiva.

Es vital aprender además estrategias para el control de los impulsos y la gestión del estrés o la frustración.