El tronco cerebral se halla compuesto por el bulbo raquídeo, el mesencéfalo y la protuberancia y se trata de la parte más importante de nuestro cerebro. Esto es así ya que se encarga de unir este órgano con los nervios restantes que se encuentran en el cuerpo humano.

En realidad, el tronco encefálico regula las funciones más básicas y primitivas del sistema nervioso, las cuales son esenciales para nuestra subsistencia.

Para conocer más datos al respecto, ¡sigue leyendo atentamente!

 

¿Cuáles son las principales misiones del tronco cerebral?

El tallo cerebral posee una función vital para el correcto funcionamiento del organismo. Y es que regula el ritmo de los latidos del corazón, la respiración automática y la presión de las arterias. Esta parte del cerebro es esencial, porque si se dañan los nervios centrales que la componen podría ocasionar la muerte inminente del individuo.

Otras funciones secundarias del tronco cerebral están relacionadas con la regulación de la tos, el hipo o el vómito.

Enfermedades relacionadas con el tallo encefálico

El tronco cerebral puede dañarse dando lugar así a diferentes condiciones físicas. De hecho, debido a su tamaño una gran cantidad de lesiones podrían originarse en la zona. Algunos de los males asociados son el síndrome de Weber o el síndrome de Benedikt.

El síndrome de Weber es una enfermedad poco frecuente, de las llamadas raras, que se caracteriza por un trastorno que provoca un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos. Esta alteración afecta a los ojos, al cerebro e incluso a la piel. Dado que dichos vasos sanguíneos llegan a ser tan grandes, crean una serie de tumores denominados angiomas.

Se trata de un problema congénito, es decir que surge desde el momento del nacimiento y que podría causar problemas en los ojos e incluso convulsiones en los pequeños. Esto sucede porque los angiomas que se localizan en el cerebro afectan al flujo sanguíneo.

Otra de las enfermedades raras vinculadas al tronco cerebral es el síndrome de Benedikt. En este caso, hablamos de un mal que se produce por la lesión de la región del mesencéfalo y el cerebelo.

El mismo se caracteriza por temblores y convulsiones, cuyos efectos pueden mejorar gracias a la estimulación cerebral profunda. Este hecho ocurre ya que dicho procedimiento permite tratar la actividad del cerebro modificándola cuidadosamente.

Accidente cerebrovascular del tronco encefálico

Un accidente cardiovascular ocurre cuando se interrumpe el riego sanguíneo al cerebro. Quienes tienen mayor riesgo de sufrir este mal son aquellos con hipertensión, alto colesterol o que padecen ciertas enfermedades del corazón. Asimismo, las personas que tienen familiares directos con estas patologías también podrían verse afectadas.

Un infarto del tronco cerebral produce una serie de síntomas como desmayos, pérdida del equilibrio, además de problemas respiratorios y de frecuencia cardíaca.

Los efectos negativos del mismo dependen de la dimensión del área del cerebro dañado. En general, las personas suelen recuperarse bastante bien de un episodio de este tipo; por lo que un desenlace fatal es poco común.

El tratamiento debe incluir sesiones de fisioterapia para que sea eficaz.