El miedo a las alturas es una fobia muy común que experimentan muchas personas. Conocido con el nombre de acrofobia, se refiere al temor irracional a las alturas que desencadena sensaciones intensas de ansiedad y angustia.

Por esa razón, esta fobia desencadena conductas de evitación de los lugares que pueden generar esas emociones desagradables.

¡Aprende sobre ella!

 

Causas principales

El miedo a las alturas responde a un miedo biológico heredado de nuestros ancestros. Lógicamente, los seres humanos primitivos desarrollaron un instinto de supervivencia que les hacía alejares de las alturas para preservar la especie. En la actualidad, algunos individuos siguen siendo hipersensibles a esta realidad.

No obstante, hay quienes padecen dicha fobia por causas totalmente distintas. Por un lado, el miedo a las alturas podría estar relacionado con alguna experiencia traumática pasada. Es decir, si en algún momento se ha vivenciado una experiencia negativa con las alturas, lo más probable es que ese temor irracional responda al estrés vinculado a ese suceso.

Por otro lado, se habla de las fobias heredadas, o sea de los patrones de comportamientos adquiridos de los padres en relación a una situación concreta. Así, el miedo a las alturas podría ser una conducta aprendida, establecida por herencia.

Finalmente, podríamos hablar de autosugestión. Dicho término hace referencia a las creencias irracionales, alimentadas por pensamientos obsesivos de tipo catastrofista, que se hayan vinculadas a las alturas.

 

Consecuencias

Quienes sienten miedo a las alturas suelen evitar transitar por lugares como acantilados, miradores, puentes, montañas. También es frecuente no hacer uso de ascensores de altos edificios e incluso vivir en las últimas plantas o asomarse a un balcón.

Obviamente no todas las fobias se experimentan en el mismo grado. Así, mientras algunos individuos con esta fobia son capaces de hacer vida totalmente normal, hay otras personas que encuentran verdaderas limitaciones en su día a día. En ese sentido, es corriente experimentar sentimientos de inadecuación que tanto dañan el autoestima.

De modo que si el miedo a las alturas limita e incapacita tu vida en algún sentido, es vital que busques ayuda urgente para paliar los síntomas asociados.

 

Tratamiento para la acrofobia

La terapia cognitivo conductual ha demostrado ser una de las más eficaces en el tratamiento de las fobias.
Generalmente se suelen aplicar diferentes técnicas pero una de las más conocidas recibe el nombre de desensibilización sistemática. La misma se basa en ir exponiendo al paciente a la causa de su profundo temor, en este caso, las alturas.

En primer lugar, se emplea la visualización de imágenes de lugares que se encuentran a una gran altura. Cuando la persona en tratamiento comienza a sentirse más cómoda al observarlas, gracias a la relajación y el entrenamiento paulatino, se procede a someter al individuo a la siguiente fase que implica situaciones reales. Estos ejercicios siempre se realizan de forma controlada y con total consentimiento de quien padece la fobia.

Por otra parte, la hipnosis también ha probado ser muy beneficiosa en estas situaciones al identificar y trabajar las causas ocultas del miedo a las alturas.