El Orfidal es un fármaco indicado para combatir los estados ansiosos y el insomnio. De hecho, se trata de un tranquilizante que es compatible con otros tratamientos farmacológicos para la depresión. Asimismo, se utiliza en época actual para tratar la epilepsia e incluso el síndrome de abstinencia.

Su efectividad se debe a su contenido en lorazepam, una sustancia con efecto relajante que reduce el nerviosismo e induce al sueño. Eso sí, no interfiere en el normal funcionamiento del consumidor al tomarlo antes de ir a dormir.

¡Descubre más!

¿Cómo tomar este medicamento?

El Orfidal sirve para tratar los casos graves de depresión y algunas alteraciones severas del sueño como el insomnio. Por esa razón, se necesita receta para poner disponer de él. Un factor que debes tener en cuenta es que esta clase de medicamentos puede llegar a generar adicción. Así, su correcta regulación es estrictamente necesaria.

Por otro lado, cómo tomarlo dependerá exclusivamente de las instrucciones que te haya dado el profesional de la salud que esté tratando tu caso. De esa manera, es sumamente importante ceñirse a las dosis indicadas para evitar sufrir posibles efectos secundarios de un consumo abusivo.

Recuerda: si olvidaste una dosis, no recurras a una toma doble para compensar. En esa situación, simplemente espera el momento en el que debas tomar Orfidal de nuevo.

Además, es conveniente tener en mente que los tratamientos con este tipo de fármacos deben ser breves para no generar dependencia u otros efectos indeseados para el organismo. El Orfidal sirve para paliar las consecuencias nefastas de algunas condiciones pero solamente funciona si se usa de forma responsable y segura.

Igualmente, mientras dure el tratamiento no podrás beber alcohol. La combinación de lorazepam y bebidas alcohólicas es potencialmente peligrosa. Se desaconseja también conducir y manejar maquinaria pesada debido a los efectos derivados del psicofármaco.

 

¿Cómo suspender el tratamiento con Orfidal?

Dado que el Orfidal sirve para equilibrar algunos trastornos emocionales o de sueño, es necesario dejar de consumir dicho producto de forma gradual. Lo cierto es que una retirada abrupta de lorazepam puede traer consigo el padecimiento de algunos síntomas muy desagradables conocidos como el síndrome de abstinencia.

Así, experimentarías palpitaciones, sudoración excesiva, vómitos, temblores, fuertes dolores de cabeza. Del mismo modo, podrías sufrir molestias estomacales, musculares, pérdida de equilibrio y un estado de confusión o desorientación.

Si deseas evitar esta situación, sigue paso a paso las indicaciones de tu médico para dejar de tomar Orfidal adecuadamente y sin ningún tipo de malestar asociado.

 

¿Sabías qué…?

  • No se recomienda la toma de Orfidal en mujeres embarazadas, lactantes o niños menores de 6 años. Las personas con problemas respiratorios, dolencias del hígado o riñón tampoco deben consumir este medicamento.
  • España lidera en Europa el consumo de Orfidal y de otros psicofármacos relacionados con el tratamiento de algunas condiciones psicológicas. De hecho, es el lugar en el que dicha sustancia se consume de forma más fraudulenta.
  • El consumo de Orfidal se ha disparado en los últimos años y más de 2 millones de personas lo toman diariamente en nuestro país.