El hipocampo es una de las principales zonas del cerebro. Concretamente, su función se relaciona con procesos cognitivos, como la adquisición del aprendizaje espacial o el desarrollo de la memoria. Localizado en el sistema límbico, también se halla relacionado con la regulación emocional.

Si deseas conocer más detalles acerca de su anatomía y sus distintas funciones, ¡no tienes más que seguir leyendo!

 

Definición principal

El hipocampo es una estructura cerebral cuyo nombre proviene del griego. Este término fue acuñado por Giulio Caesare Aranzio, quien buscó similitudes anatómicas entre el hipocampo y el caballito de mar. Así, el prefijo “hippos” significa literalmente “caballo” y “kampos” quiere decir “monstruo marino”.

De esta manera, puedes imaginar que el hipocampo es un órgano de pequeño tamaño de forma alargada y curva que se halla en el lóbulo temporal. En realidad, cada encéfalo posee dos hipocampos para los hemisferios izquierdo y derecho. Como ya sabes, forma parte del sistema límbico, un grupo de estructuras que han ido desarrollándose desde la época de nuestros ancestros para satisfacer ciertas necesidades del individuo.

El hipocampo también se asocia con otra región cerebral como es la arquicorteza. Se trata de una de las regiones más antiguas del cerebro, puesto que apareció hace millones de años en los seres humanos primitivos y ha evolucionado hasta hoy.

 

Funciones de este órgano

Como hemos comentado previamente, el hipocampo juega un papel fundamental en los procesos de memoria a corto y largo plazo además del manejo del espacio. Por tanto, es responsable de las siguientes tareas:

  • Almacenamiento de la información. Tras vivir ciertas experiencias, el hipocampo se encarga de registrar los recuerdos asociados a ellas. De ese modo, esos datos se almacenan en nuestra memoria biográfica.
  • Asociación recuerdo- emoción. Según si los recuerdos se vinculan a experiencias positivas o negativas, el hipocampo vincula ambos elementos.
  • Coordinación de la navegación espacial. La inteligencia espacial se relaciona con la forma de percibir el entorno, es decir, nuestra ubicación en el espacio como realidad tridimensional.
  • Manejo de la memoria declarativa. Este tipo de memoria hace referencia a los recuerdos a largo plazo a los que podemos acceder conscientemente. Estos suelen tener un significado especial, es decir, responden a acontecimientos importantes en nuestra vida.

 

El hipocampo y su relación con la enfermedad

El hipocampo está relacionado con enfermedades como la demencia y el Alzheimer. En esta última, la zona del hipocampo es la zona cerebral que padece sus efectos negativos en primer lugar. Por eso, los síntomas tempranos de esta dolencia tienen que ver con la pérdida de memoria a corto plazo, así como la confusión y desorientación.

No obstante, un dato interesante es que las personas que sufren Alzheimer mantienen sus recuerdos más antiguos durante mucho tiempo a pesar de su incapacidad para adquirir unos más recientes. Así, la persona sigue recordando quien es.

Por otro lado, aquellos individuos que han sufrido lesiones extensas en esta región cerebral muestran una acusada incapacidad para registrar nuevos recuerdos. De este modo, acaban convirtiéndose en víctimas de la amnesia.