Las alucinaciones hipnagógicas son alucinaciones auditivas, visuales o táctiles que ocurren en la fase previa al sueño y no responden a un problema orgánico. Es decir, las personas que las padecen pueden percibir a través de los sentidos cosas que no son reales.

En consecuencia, es urgente atender a sus causas para buscar el mejor método de prevención posible y así evitar su molestos síntomas.

 

Características

Antes de entrar en materia, debes saber que las alucinaciones hipnagógicas son más frecuentes en la niñez y en la adolescencia. Aunque se trata de un fenómeno natural e incluso bastante común, muchas personas las vivencian como experiencias del más allá al no poder especificar sus causas.

Además, los individuos que sufren los efectos de las alucinaciones hipnagógicas creen estar convencidos de oír o ver determinadas cosas que no existen durante algunos segundos. Aun así, hay quienes son conscientes de que se trata de acontecimientos irreales, en cuyo caso podemos hablar de pseudoalucinaciones.

En general, los síntomas se relacionan con sensaciones como caída al vacío, visualización de personas o animales que realmente no están ahí o sentimientos corporales extraños. Asimismo, es probable manifestar movimientos bruscos en esa fase del sueño que pueden alertar de un problema.

Posibles explicaciones

Las alucinaciones hipnagógicas pueden ser el resultado del pensamiento mágico que predomina en los niños. Ya que su cerebro se encuentra en plena fase del desarrollo, es lógico que sus creencias estén relacionadas con un mundo de fantasías alejado de la racionalización propia de la edad adulta.

Los niños suelen tener una imaginación muy intensa, por lo que es posible que encadenen acontecimientos recientes de su vida con ideas fantásticas. En muchos casos, ese es el origen de esta clase de alucinaciones.

Sin embargo, las personas adultas que continúan sufriendo alucinaciones hipnagógicas suelen ser víctimas de algún trastorno que las provoca. Por eso, es recomendable la visita de un neurólogo o psiquiatra para analizar el caso individual de cada paciente y determinar el tratamiento más adecuado.

 

Causas adicionales

  • Algunos niños que experimentan alucinaciones hipnagógicas padecen los efectos de algunas alteraciones del sueño.
    Específicamente, la parálisis del sueño es un trastorno que te impide moverte o hablar pese a estar plenamente consciente al despertar o poco después de iniciar la fase del sueño. Es importante señalar que los estados nerviosos pueden propiciar su aparición.
  • La falta de sueño podría ser otra de las explicaciones posibles a este tipo de vivencias tan intensas. La poca claridad mental derivada de la ausencia de descanso podría favorecer su origen.
  • En casos más severos, el consumo de drogas puede ser el causante de algún tipo de alucinaciones auditivas o visuales.

 

Prevención

Para prevenir las alucinaciones hipnagógicas, es necesario tener una buena higiene del sueño, es decir, dormir las horas necesarias evitando los síntomas del estrés o la ansiedad. Para ello, puedes meditar o tomar infusiones para inducir a tu cuerpo a un estado de relajación. Esta saludable rutina de sueño te ayudará a deshacerte de tus peores pesadillas.

¡Ponla en práctica!