Existe una misteriosa leyenda japonesa conocida como la leyenda del hilo rojo. Así, según la mitología japonesa, aquellas personas que están mágicamente unidas por un hilo invisible de este color están destinadas a encontrarse y a permanecer juntas a pesar de las vicisitudes.

Se trata de una leyenda romántica muy popular de profundo significado para la cultura oriental. ¿Te atreves a descubrir sus orígenes?

 

Explicación

La mitología japonesa se basa en una multitud de creencias mágicas sobre diferentes temas. En particular, existe una pasión generalizada en cuanto al amor romántico. De ese modo, la leyenda del hilo rojo pretende hacer soñar con la existencia de esas almas gemelas que se reencuentran en toda clase de situaciones.

De acuerdo con esta leyenda, cada uno de nosotros nacemos con un hilo rojo enredado alrededor del dedo meñique que nos une a otra persona para siempre. No importa la distancia o el tiempo entre ambos ya que el hilo puede enredarse o estirarse, pero nunca romperse. En ese sentido, se habla del destino predeterminado y, en consecuencia, de la falta de libre albedrío.

 

Origen de la leyenda

La leyenda del hilo rojo más famosa que se conoce guarda relación con un emperador y una hechicera mágica. Se dice que el primero deseaba conocer a su futura esposa y que la segunda era la única capaz de visualizar ese hilo rojo que mantiene conectados a los enamorados desde el comienzo. Afortunadamente, la hechicera accedió a la petición del emperador y siguiendo los rastros del hilo le condujo hacia un mercadillo donde se encontraba una campesina con un bebé en brazos.

Al darse cuenta de que el hilo rojo acababa ante la presencia de tal mujer, el hombre creyó haber sido objeto de las burlas de la bruja. Así que, enfurecido, empujó a la campesina que cayó de bruces contra el suelo. Sin embargo, no solo ella resultó herida sino también el bebé experimentó una profusa herida en la frente. Seguidamente, la hechicera fue decapitada por orden del emperador a causa de sus engaños.

Años más tarde, el emperador se casó con la hija de un general destacado. Lo más curioso del asunto es que el día de la boda observó que la novia tenía una cicatriz muy peculiar en la frente. Este hecho inmediatamente le recordó el incidente pasado del hilo rojo y entendió que la bruja había acertado en sus predicciones.

 

Cultura universal

A pesar de tratarse de una creencia oriental, la leyenda del hijo rojo apela a la cultura universal del amor en la que muchas personas confían. Y es que es muy atractiva la idea romántica de concebir un único y verdadero amor que te hará feliz para siempre.

De hecho, las películas de Disney reflejan precisamente esa clase de relación idílica capaz de sobreponerse a cualquier obstáculo o complicación. Pues cuando dos personas están destinadas a estar juntas el universo se encargará de atraerlas enviando su energía cósmica para unir sus caminos.

¡Nunca es demasiado tarde para creer en el amor!