Generalizaciones y leyendas urbanas nos hacen creer firmemente en cosas que no son ciertas. Y, por supuesto, el sexo es un campo de referencia en ese sentido. Por eso, a continuación mostraremos algunos de los mitos sobre el sexo más extendidos.

1. El hombre tiene más ganas

Aunque existen estudios que demuestran que ellos piensan más en el sexo que las mujeres, los hombres también experimentan fluctuaciones en la libido causadas por motivos similares a los de ellas: el estrés, la falta de descanso, la dieta… Asimismo, si la relación no está en buen momento también les afectará.

2. Consumo de afrodisíacos

Siempre se ha dicho que alimentos como el chocolate, la canela o las ostras son afrodisíacos. En este caso, estamos ante un mito medio cierto. Y es que, aunque pueden estimular el deseo, no son productos mágicos. Se necesita algo más que esto.

3. ¿Importa el tamaño?

Muchos hombres están obsesionados con el tamaño de su pene, pero a más tamaño no tiene por qué haber más placer necesariamente. Y en el caso de que realmente fuera así, lo realmente influyente para una mujer sería su diámetro, no la longitud.

Existen estudios que demuestran que tan solo el 25 % de las mujeres tienen un orgasmo a través de la penetración. En cambio, el 75 % lo hacen gracias al sexo oral.

4. El sexo oral no transmite enfermedades

Estamos ante un falso mito muy peligroso, ya que muchas enfermedades de transmisión sexual como la clamidia, el VPH, la sífilis o la gonorrea pueden transmitirse por sexo oral. Por eso, para practicarlo de forma segura es importante utilizar algún tipo de barrera entre la boca y el órgano sexual. Podemos recurrir a un preservativo abierto, o bien comprar profilácticos específicos en tiendas especializadas.

5. Con la edad, el sexo deja de ser importante

El sexo forma parte de la naturaleza humana y es muy importante para nuestra salud emocional y física. En ese sentido, la disminución de la libido no tiene tanto que ver con el envejecimiento sino con aspectos tales como deficiencias hormonales, pérdida de la pareja, efectos secundarios de fármacos, etcétera.

6. La eyaculación precoz solo afecta a los jóvenes

Esto no es algo que se controle con los años. Se estima que afecta a un 30 % de los varones; y en los mayores de 30 años, suele indicar además problemas de disfunción eréctil, neurológicos, depresión, ansiedad o falta de acondicionamiento cardiovascular. En los hombres maduros puede indicar también problemas de próstata.

7. Es mejor no practicar sexo antes de competir

Algunos estudios han demostrado que el sexo la noche previa a la competición puede incluso llegar a ser beneficioso para el descanso. Tampoco hay pruebas que indiquen que reduce el rendimiento.

Estos son algunos de los mitos más populares. ¿Cuántos conocías?