La pogonofilia es un término que hace referencia a la atracción exacerbada por las barbas masculinas. Se trata de una filia o una especie de fetiche que hace que algunas personas, especialmente las mujeres, sientan una especial predilección por quienes presentan rostros velludos. Pero ¿a qué se debe este fenómeno tan en auge en los últimos tiempos?

¡Veamos todas sus implicaciones

Diferencias conceptuales

Por un lado, la pogonofilia es un término que se define como el gusto o la fascinación obsesiva por los hombres que tienen barba, precisamente debido a este rasgo específico. Así, se ha convertido en una tendencia en alza buscar una pareja que reúna el requisito nombrado. Ciertamente, se trata de una filia con mucha influencia social o cultural. En efecto, es muy popular lucir barba por lo que no es de extrañar la recurrencia de esta fijación en la actualidad.

Por otro lado, es interesante mencionar que la pogonofobia se refiere al miedo irracional hacia las barbas. Aunque se trata de un tipo de fobia poco común, funciona exactamente como las demás. Es decir, se halla asociada a una serie de síntomas físicos y psicológicos que pueden incluir ansiedad, náuseas o sudoración.

Como ves, las fobias son el fenómeno contrario a las filias. Si bien las primeras responden a un miedo exagerado hacia un elemento concreto o situación, las segundas – como la pogonoflia – responden a un amor desmesurado hacia una realidad determinada.

 

Pero ¿a qué se debe esa atracción a las barbas?

Según algunas encuestas los hombres con barba tienen un perfil más atractivo ya que parecen más fuertes y viriles. En particular, según la revista Science, poseer esta cualidad física es sinónimo de vivacidad. De ahí que muchas mujeres, aunque sea inconscientemente, tengan preferencia por quienes presentan rostros velludos.

De hecho, ese es el motivo por el que estos hombres en particular tienen un índice de éxito más alto entre las mujeres que el resto. Ligar les resulta más fácil porque cuentan con un atributo poderoso que les confiere un aspecto estilizado. Se dice, además, que quienes poseen barba también gozan de un mayor prestigio social pues así es como son percibidos por el entorno.

 

Desventaja de lucir barba

Es evidente que las personas que sienten una atracción desmedida hacia las barbas son fans incondicionales del vello facial. A pesar de ello, es un hecho constatado que las barbas pueden convertirse en el lugar de residencia de muchos tipos de bacterias. De ese modo, desde el punto de vista de la salud, estas no son muy higiénicas.

Así, es preferible lucir un rostro libre de vello si eres un hombre a riesgo de parecer una criatura sumisa y poco varonil. La ausencia de barba caracteriza los rostros aniñados e imberbes asociados a rasgos infantiles.

Sea como fuere, la pogonofilia es un fetiche sexual que ha llegado para quedarse. Cada vez más chicos jóvenes hacen de ella su mayor atractivo. Y tú, ¿crees que es posible elegir a una futura pareja basándote en esta cualidad?