Podríamos definir el narcisismo como estar enamorado de uno mismo. Una persona narcisista se muestra vanidosa, egocéntrica y presuntuosa. El término proviene del mito de Narciso. Este, cuenta como Narciso fue castigado a enamorarse de su propia imagen reflejada en el agua y termino muriendo ahogado.

¿Qué es el trastorno narcisista de la personalidad?

Tradicionalmente fue conocido por el nombre de megalomanía, así que a la persona narcisista se la llamaba megalómano. Este trastorno de la personalidad se incluye dentro de los desórdenes de tipo dramático, emocional y erótico. Se caracteriza principalmente por un sentido de la importancia propia excesivo y una necesidad continua de atención y admiración.

En la actualidad el trastorno narcisista de la personalidad se diagnóstica en base a una serie de criterios requeridos. Se trata de una manifestación patológica que produce problemas de adaptación en la vida del sujeto que lo sufre. Su índice de prevalencia se estima en torno al 2% en la población general con una incidencia mayor en los hombres.

Este trastorno causa problemas en varios ámbitos de la vida del sujeto, como el escolar o laboral. Son personas que se sienten infelices y constantemente decepcionadas por los demás dadas sus expectativas. Además del hecho de suelen terminar por producir rechazo por parte de las otras personas en sus relaciones.

 ¿Cómo identificar una persona narcisista?

Para detectar si la persona que nos rodea es narcisista podemos prestar atención sus síntomas más notables. Son personas prepotentes, exageradas en cuanto a sus logros y talentos, que buscan constantemente los elogios por parte de los que le rodean. Cuando hablamos con este tipo de persona cuesta hacerse un hueco, pues tienden a monopolizar toda la conversación. A veces, incluso pueden mostrar desprecio con descaro a las personas de su alrededor.

Si nos relacionamos con una persona narcisista nos costará mantener una relación estable. Casi nunca son capaces de reconocer las necesidades o sentimientos ajenos, pero esperan continuamente los favores de los demás. En ocasiones, pueden incluso aprovecharse de otros para conseguir sus propósitos. Esto solo provoca que las pocas personas que aún se preocupan por ellos tiendan alejarse cada vez más.

Por otro lado, aunque pueda resultarnos contradictorio es común encontrar a estas personas deprimidas y tristes. Suelen tener problemas para manejar el estrés y en privado experimentan sentimientos de inseguridad y vergüenza. En el fondo tienden a sentirse vulnerables y expuestas al juicio social, el cual les importa demasiado. Viven con altos niveles de frustración cuando no consiguen sus objetivos. Tienen muy bajo control de sus emociones y una marcada impulsividad.

La persona narcisista es una persona enferma con un diagnóstico clínico y que requiere tratamiento. Comprender la magnitud del trastorno puede ayudarnos a entender mejor a estas personas.