“El mayor error que puedes cometer en tu vida es tener miedo de que cometerás uno”. El escritor Elbert Hubbard expresa así el miedo al fracaso. Y es que, el miedo a errar es una de las mayores barreras con las que podemos toparnos a lo largo de nuestra vida.

¿Qué es el miedo al fracaso?

Los pacientes con atiquifobia a menudo sienten un miedo anormal y persistente a fracasar y cometer errores. Este trastorno condiciona mucho la calidad de vida de quien lo sufre y desarrolla un pánico que, a la larga, desemboca en un bloqueo mental. Además, hace que el afectado sea menos productivo y creativo.

En cuanto a las causas que resultan en la aparición de esta fobia al fracaso, destaca la forma en la que nos han educado. Ello influye en nuestra capacidad para hacer frente a la adversidad. Aquellos niños sometidos a un alto nivel de exigencia durante la infancia es posible que desarrollen esta patología. Veamos con más detalle cómo puede afectar el miedo al fracaso en la vida diaria y cómo superarlo.

Consecuencias en la vida diaria

Hablemos ahora de las consecuencias a las que tienen que hacer frente todos aquellos afectados por este miedo irracional a fracasar. En primer lugar, recalquemos el hecho de que estos pacientes se exigen hasta superar todos los límites. Buscan ser perfectos en todo lo que hacen. Por ello, los problemas de autoestima no tardan en hacer su aparición y se manifiestan con taquicardia, temblores o molestias en el estómago. Existe tal necesidad de proyectar una imagen exterior de perfección que, no es extraño que, el sujeto afectado se paralice ante la tarea a realizar. Como consecuencia, nunca actúa.

Cómo superarlo

Para poder superar este bloqueo, debemos poner el foco en que la persona afectada asimile los reveses que forman parte del crecimiento personal. La mayoría de los especialistas optan por terapias orientadas a modificar la percepción que tienen del fracaso los que sufren de atiquifobia. Los psicólogos tratan de motivar al paciente y, en todos los casos, buscan apartar cualquier pensamiento negativo. Los pacientes sienten que no son capaces de hacer frente a nuevos retos.

Por otra parte, las distintas técnicas de autoayuda también forman parte del tratamiento. Son una herramienta muy adecuada para superar una crisis inesperada o romper el bloqueo que lleva a la parálisis ante el comienzo de una actividad.

En definitiva, se espera que los que sufren esta afección superen su miedo al fracaso mediante la aceptación de este. Se trata de asumir el pánico y asimilar que el fracaso también forma parte del proceso vital de cada uno. Ser conscientes de la importancia del saber afrontar cualquier adversidad con una actitud positiva es fundamental.