El miedo escénico es una sensación paralizante que invade a muchas personas ante la inminencia de hablar en público. Este hecho puede vivenciarse como una auténtica odisea emocional cuando no se cuentan con las estrategias efectivas para lidiar con él.

En realidad, el pánico escénico es una reacción ansiosa a una situación específica que implica estar en el foco de atención. Y es que cuando te expones socialmente, necesitas la autoconfianza necesaria para salir airoso.

¡Presta atención a los mejores recursos!

 

Posibles causas

El miedo escénico suele ocurrir por diferentes motivos. En general, se debe a una de las siguientes razones:

  • Miedo al fracaso y al rechazo. Todos los seres humanos necesitan sentirse aceptados para compartir el sentimiento de pertenencia a un grupo. En este contexto,  experimentar una fuerte sensación de ridículo por no realizar una presentación extraordinaria puede traer consigo el pensamiento de: “No soy lo suficientemente bueno”.
  • Miedo al éxito. Por el contrario, es posible que el miedo escénico se deba a que, en realidad, lo que más temes es demostrarte tu valía. Si crees que no eres merecedor de sucesos positivos, entonces no desearás entrar en territorios desconocidos que escapan a tu control.
  • Perfeccionismo y falta de autoestima. Normalmente las personas que más se exigen a sí mismas son aquellas que tienen un peor concepto propio. Mediante la búsqueda del ideal de perfección, en el fondo tratan de suplir sus propias carencias emocionales. Ambos factores pueden desencadenar emociones realmente negativas, como la frustración o la culpa.
  • Falta de experiencia o experiencias negativas previas. El bagaje emocional siempre es un grado y sobre todo cuando nos referimos a situaciones que requieren un adecuado manejo de las habilidades sociales. Por esa razón, el pánico escénico podría adquirir mayor fuerza si no estás acostumbrado a comunicarte frente a un gran grupo de personas. Unido a ello, algunos acontecimientos traumáticos del pasado relacionados podrían marcar un punto de inflexión que sea complicado de vencer.
Artículo relacionado  ¿Qué es la hafefobia por coronavirus?

 

Consejos para combatir el pánico escénico

La buena noticia es que es posible desarmar las trabas emocionales que te impiden brillar ante la audiencia. Presta atención a los siguientes ejemplos:

  • Abraza los momentos de duda o indecisión. Admitir que el miedo cumple una función adaptativa puede ayudar a aliviar la tensión. Y es que normalizar los sentimientos de inseguridad o nerviosismo sirve para desdramatizar. Esto a su vez favorece una mejor gestión emocional.
  •  Analiza la situación con perspectiva. Cuando te dejas dominar por una emoción que te bloquea es imposible que puedas pensar con claridad. Racionalizar tus procesos te permitirá observarte sin tus filtros de negatividad.
  • Prepárate a conciencia y realiza ejercicios de visualización. Si te sientes preparado para enfrentarte a un desafío, tendrás mayor seguridad en ti mismo y no te sentirás tan abrumado. La visualización es una técnica psicológica gracias a la cual es posible potenciar tu éxito: ¡tan solo tienes que imaginarlo e interiorizar esa imagen!
  • Pide ayuda terapéutica. El pánico escénico es un tema frecuente en consulta que puedes superar gracias a la ayuda de un profesional especializado.