El insomnio por ansiedad es un síntoma que está muy relacionado con el estrés que provocan algunas situaciones problemáticas.
En este sentido, el miedo tiene una función adaptativa, es decir, nos prepara para enfrentarnos a un peligro inminente. No obstante, si el mismo se transforma en patológico acarrea una serie de consecuencias perjudiciales para el organismo. La incapacidad para conciliar el sueño es una de ellas.

¡Averigua cómo combatir sus efectos!

 

El trastorno de sueño más frecuente

El insomnio por ansiedad se ha convertido en uno de los grandes males del siglo XXI. Cada vez son más las personas que sufren esta alteración tan relacionada con el nerviosismo que imposibilita gozar de un descanso de calidad.

En muchas ocasiones, los principales factores de riesgo son las largas jornadas laborales o las exigencias de la vida familiar. Igualmente, una pobre gestión emocional es el resultado de padecer un estado de angustia y preocupación continuado que se materializa en la carencia de sueño. Así, cuando alimentos pensamientos negativos en relación a una idea le damos a nuestra mente el poder para transformar la realidad en un escenario hostil.

 

Principales consecuencias   

Este trastorno del sueño tiene unos efectos realmente nocivos para la salud física y mental. ¡Echemos un vistazo a los signos más incapacitantes!

  • Ausencia de energía. El insomnio por ansiedad se manifiesta en problemas de concentración, sueño excesivo durante el día o cansancio desmesurado. Cuando no te sientes lo suficientemente enérgico para afrontar los quehaceres diarios, aparece la frustración y la irritabilidad.
  • Cambios de humor. La falta de descanso se refleja en una gran inestabilidad emocional. Por lo tanto, es más probable que te sientas ansioso, enfadado o sensible con mayor frecuencia.
  • Contracciones musculares. La ansiedad desencadena tensión de los músculos debido a la adrenalina que la misma descarga. La columna vertebral es la que más se resiente de los dolores musculares junto al cuello y los hombros.
  • Problemas gastrointestinales. El estrés emocional asociado a la ansiedad por insomnio provoca algunos síntomas, como la diarrea o las náuseas.
Artículo relacionado  Los síntomas de ansiedad prolongados en el tiempo

 

Soluciones eficaces

Si deseas hacerle frente a este trastorno del sueño, ten en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Toma infusiones naturales. Melisa y Pasiflora son dos plantas medicinales con propiedades relajantes. Un consumo regular de ambas es lo que necesitas.
  • Recurre a los suplementos naturales. La melatonina es un compuesto que puede ayudar a equilibrar tus hormonas. De hecho, se trata de la sustancia encargada de regular el ciclo del sueño.
  • Realiza una adecuada higiene del sueño. Establece unos horarios apropiados para ir a dormir y despertarte por las mañanas. Antes de eso, podrías aprovechar para meditar o darte una ducha para calmar tus nervios.
  • Practica deporte con regularidad. El ejercicio físico ha probado ser altamente eficaz para destensar los músculos, reduciendo así los síntomas del estrés. Anímate a realizar las actividades que consigan hacerte desconectar para aumentar tu sensación de bienestar.
  • Dedica tiempo a tus aficiones. Lleva a cabo aquellos pasatiempos que tanto disfrutas para cargarte de emociones positivas. Liberar endorfinas es clave para combatir el insomnio por ansiedad.