La expansión del Covid-19 ha propiciado el surgimiento de nuevas realidades, como es el hecho de trabajar desde casa. En algunas ocasiones, las consecuencias psicológicas del teletrabajo pueden ser verdaderamente nefastas para algunos individuos.

De esa manera, es urgente atender los posibles problemas emocionales derivados de esta nueva situación laboral empleando los recursos y herramientas necesarias.

¡Sobreponerse a las dificultades es posible!

 

¿Cuáles son los problemas asociados?

Pese a que algunas personas son capaces de adaptarse sin problemas al teletrabajo, para otros esto supone una desestabilización emocional muy profunda con unas serias implicaciones. 

Presta atención a los siguientes:

  • Aumento del estrés. Esta es una de las consecuencias psicológicas del teletrabajo más importante. Tener que trabajar desde el propio hogar puede generar sensaciones negativas, como un mayor nerviosismo.
    La incapacidad para gestionar el tiempo debidamente o de adecuarse a nuevas rutinas laborales podría causar estragos. La inestabilidad del núcleo familiar, a veces, crea una situación insostenible.
  • Agotamiento mental. La sobrecarga de trabajo sumada a una carencia de habilidades organizativas podría llevar al trabajador a un estado psicológico negativo. Este hecho que afecta a la salud mental también acaba manifestándose en síntomas físicos. Las alteraciones psicosomáticas son bastante frecuentes en este tipo de casos.
  • Ansiedad. Quienes son propensos a tener altos niveles de ansiedad generalmente, tienen más probabilidades de sufrirla a causa del teletrabajo. De todos modos, debido a la pandemia se han multiplicado los casos de ansiedad, sobre todo por incertidumbre laboral y por las dificultades asociadas a dicho modelo de trabajo.
  • Soledad. Aquellas personas que viven solas y además teletrabajan están en mayor riesgo de padecer condiciones mentales, como ansiedad o depresión. La falta de contacto social, los efectos del virus y la propia personalidad podrían resultar en una peligrosa combinación. Por eso, es conveniente desarrollar hábitos de higiene emocional, además de pedir ayuda a los demás.

 

 Cómo superar la situación

Como ves, las consecuencias psicológicas del teletrabajo podrían realmente abocar a unos problemas psicológicos de extrema gravedad. Sin embargo, beneficiarse de una buena red de apoyo puede ayudarte a salir del túnel en el que te hallas inmerso.

  • Busca ayuda. El apoyo terapéutico es realmente el que necesitas para deshacerte de tus pensamientos negativos y reconducir tu vida. A veces, la vida se presenta como un mundo hostil lleno de trabas cuando eres incapaz de anclar tu forma distorsionada de observar la realidad. 
  • No te aísles. El contacto social con otras personas, aunque sea en la distancia, es sumamente beneficioso para la salud mental. Mantenerte conectado con otras personas te permite a la vez desconectar de tus propias preocupaciones o desahogarte, en caso necesario.
  • Cambia la perspectiva. Considera este tiempo como un proceso de aprendizaje, principalmente sobre ti mismo. Un cambio de pensamiento puede ser la clave para reducir tu malestar presente. El camino hacia el autodescubrimiento está justo delante de ti: Permítete vivirlo.

 

Es cierto que las consecuencias psicológicas del teletrabajo pueden ser muy negativas. No obstante, a largo plazo, podrás aprovecharte de unas ventajas extraordinarias si logras vencer todos los obstáculos.

¡Querer es poder!