Aunque ambos son profesionales de la salud mental, existen diferencias entre un psicólogo y un psiquiatra que muchas personas desconocen. Para comenzar, estos tienen una formación profesional distinta. Como resultado, su actividad laboral entraña una notable distinción que conviene saber.

Si deseas conocer todos los datos de interés al respecto, ¡presta mucha atención!

 

¿Cuáles son las funciones de un psiquiatra?

Para comprender las diferencias entre un psicólogo y un psiquiatra, es importante que entiendas que un psiquiatra es un profesional que ha estudiado la carrera de medicina.

Tras aprobar el MIR, la oposición para convertirse en médico interno residente, puede desarrollar la especialidad de psiquiatría en un hospital durante 4 años. Cuando finaliza dicho período, se obtiene el título de psiquiatra, esto es, médico en enfermedades mentales.

En cuanto a sus funciones, cabe señalar que el psiquiatra es quien diagnostica los trastornos psicológicos o psiquiátricos y decide el tratamiento farmacológico a seguir. De ese modo, el psiquiatra pretende reestablecer la bioquímica del cerebro del paciente. Este procedimiento junto a la terapia psicológica es el método más eficaz para tratar dichas alteraciones.

 

¿Qué es un psicólogo clínico?

Una de las principales diferencias entre un psicólogo y un psiquiatra es que el primero es el encargado de evaluar y tratar los desórdenes mentales desde distintas terapias de diálogo, y otros recursos adicionales.

Para comenzar, un psicólogo es una persona que estudia la carrera de psicología durante 4 años. A continuación, consigue la especialización en el tratamiento de enfermedades mentales tras un período de residencia en un hospital. Para acceder a este puesto, es necesario realizar una oposición denominada PIR.

Además, es relevante que conozcas el hecho de que la psicología clínica abarca diversas ramas dentro del ámbito de la salud mental. Así, es posible convertirse en neuropsicólogo o en psicólogo en recursos humanos, entre otras especialidades.

 

Funciones de un psicólogo clínico

El psicólogo tiene como misión enseñar estrategias de afrontamiento para un mejor manejo del estrés y de otras emociones negativas intensas. Gracias a ello, se produce un ajuste de las emociones y, en consecuencia, de los pensamientos y de las acciones derivadas. Como consecuencia, el paciente puede iniciar un camino de autoconocimiento con un impacto positivo para su autoestima.

Es importante señalar que el psicólogo clínico es el profesional que guía y acompaña a un individuo hacia su recuperación total. Sin embargo, no está facultado para prescribir medicación. Diríamos entonces, que es esa es precisamente una de las diferencias entre un psicólogo y un psiquiatra más significativas.

 

¿Sabías qué…?

Los psicólogos y psiquiatras son personas especializadas en el mundo de la salud mental que ejercen labores complementarias. Resulta de sumo interés tener plena conciencia del tipo de actividades que llevan a cabo en consulta para poder beneficiarse ampliamente de su ayuda.

Como es de esperar, el psiquiatra es quien evalúa el caso de cada paciente, prescribe fármacos si es necesario y deriva el caso a un psicólogo cualificado. A partir de las sesiones terapéuticas, el paciente es capaz de superar su problema con éxito.