Como ya sabes, la ansiedad es una condición mental muy común que puede producir achaques severos en el bienestar de los seres humanos. Y aunque ya sabes identificar cuáles son los síntomas físicos y psicológicos más característicos de este trastorno, hoy el asunto en cuestión es un poco diferente.

Y es que también es vital hablar de los síntomas físicos de la ansiedad menos conocidos para que tengas todos los datos de interés. Despejar las dudas necesarias al respecto te ayudará a reconocer cómo te afecta verdaderamente.

¡Adelante!

¿Cuáles son los efectos más extraños de la ansiedad?

Al igual que el estrés, la ansiedad puede presentarse en formas muy diversas e incluso raras. Así que aquí encontrarás algunos de los síntomas físicos de la ansiedad más extraordinarios que hemos ido recopilando:

  • Problemas capilares. El cabello acusa terriblemente las consecuencias de tus estados de ánimo. De hecho, se debilita como resultado de padecer esta condición sobre todo si la misma es intensa y prolongada en el tiempo. Esta no es la típica señal del trastorno, pero podría ser la causa de un pelo débil y sin brillo. La pérdida de cabello anormalmente frecuente es otro de los signos.
  • Zumbidos en los oídos. Según un estudio de Science Direct, escuchar pitidos agudos en uno o los dos oídos puede estar directamente relacionado con experimentar altas cuotas de ansiedad. Aunque la tonalidad de los sonidos escuchados no siempre es la misma, este síntoma se hace más perceptible cuando el resto de ruidos ambientales disminuyen. La buena noticia es que los zumbidos suelen ir desapareciendo a medida que el nerviosismo vaya controlándose.
  • Flatulencias e hinchazón abdominal. Otro de los síntomas poco frecuentes es la aparición constante de gases. Si bien las flatulencias tienen más de una explicación, lo cierto es que, según algunas investigaciones, realmente podría ser una de las consecuencias extrañas de padecer estados ansiosos. Aparentemente, aquellas personas que tienen patologías digestivas previas son más propensas a experimentar este efecto colateral.
  • Alteraciones hormonales. Las alteraciones nerviosas podrían incidir negativamente sobre el sistema endocrino favoreciendo diferentes problemas de este tipo. La prolactina, que interviene en la producción de leche materna, o la hormona del crecimiento pueden resultar alteradas negativamente.
  • Erupciones cutáneas. El acné es potencialmente un reflejo de la condición mental a la que nos referimos. En realidad, son muchos los profesionales que confirman el vínculo existente entre las emociones negativas y algunas afecciones cutáneas. La dermatitis nerviosa es un claro ejemplo de esta relación.
  • Bostezos frecuentes. Los bostezos excesivos podrían explicarse por un aumento de la temperatura corporal derivada de la ansiedad o un estrés desbordante.

En definitiva…

Ahora sabes algunos de los síntomas físicos de la ansiedad menos conocidos, así que si los identificas en ti seguramente tu nivel de nerviosismo sea alto.

Puedes deshacerte de sus repercusiones comunicándole a tu doctor su incidencia. Registrar su aparición para llevar un control más riguroso es una gran idea. Conocer y aceptar tus procesos también lo es.

¡El conocimiento es poder!