La obligación de permanecer en el domicilio durante tantos días puede ocasionar diferentes problemas emocionales, como la llamada depresión por coronavirus. Desarrollar síntomas depresivos a causa de las circunstancias actuales y de asuntos relacionados con ellas podría afectar a tu salud emocional.

Si en estos meses te ves desbordado por emociones negativas, te serviría de ayuda saber cuáles son las maneras de dominar esos sentimientos. Para ello, te vendría muy bien adquirir nuevos hábitos de higiene emocional. Aquí te contamos los más relevantes.

Cómo evitar emociones negativas durante el confinamiento

La depresión por coronavirus es una realidad a la que algunas personas tienen que enfrentarse. Si bien la misma suele surgir por la combinación de diferentes conflictos emocionales, esta situación ciertamente podría desencadenar la aparición de un trastorno mental de esa índole.

No obstante, cabe destacar que sufrir depresión no es lo mismo que experimentar ciertos síntomas depresivos. La primera es una condición mental de extrema gravedad que tiene un impacto desolador en la vida de quien la padece.

En este caso, sin embargo, hablaremos de los síntomas de tipo depresivo que sufren algunas personas en el presente. Quienes experimentan emociones de tristeza, desgana y falta de ilusión entre otros han de cambiar de perspectiva para acceder a un bienestar físico y mental.

Es necesario que estos descubran la raíz de sus emociones, analizando los pensamientos que les preceden y evaluando también sus actos. Es importante conocer el origen de la situación para poder ponerle remedio. Ese sería el primer paso de la higiene emocional que comentábamos previamente.

Por otro lado, sería bueno identificar los propios hábitos de vida y entender como los mismos te bloquean abocándote a un abismo sin salida. Por eso, es útil establecer unos patrones saludables de sueño, así como de nutrición y de cuidado personal.

Asimismo, has de mantener tu entorno limpio para poder concentrarte mejor en tus tareas e impulsar tu estado de ánimo. Tener unas horas establecidas a diferentes actividades te ayuda a mantener un orden y a focalizarte en tus obligaciones.

Si ahora mismo no trabajas y tienes tiempo libre, ocúpate. Deja de preocuparte de tus sentimientos y ocúpate de acercarte a tus metas diciéndole adiós a tus excusas. 

Algunas formas de luchar contra el agobio que supone estar confinado pueden ser realizar ejercicio físico intenso y conectar con espacios naturales abiertos a través de pantallas. Así, se recuperará la sensación de libertad y amplitud.

Consecuencias del cambio de rutinas

Establecer rutinas más sanas favorece un cambio de visión que te permitirá deshacerte de tu negatividad. Sin embargo, si te resulta imposible modificar tu estilo de vida en el presente es probable que estés sufriendo un problema emocional de mayor gravedad.

En esas circunstancias, es de vital importancia que te dejes ayudar por un psicólogo para que este realice un diagnóstico de tu caso y pueda empezar a tratarlo.

Cuando el problema no es tan serio, simplemente una gestión emocional adecuada será beneficiosa para poder detectar desequilibrios emocionales y manejarlos apropiadamente.