El estado hipomaníaco es típico de desórdenes mentales, como el trastorno bipolar. En primer lugar, debes saber que esta alteración se caracteriza por dos fases bien diferenciadas: la manía y la depresión.

No obstante, dentro de ambas categorías existen diferentes grados que se manifiestan en la mayor o menor intensidad de los síntomas presentados. Específicamente durante el estado hipomaníaco, se experimenta euforia de forma mucho más leve que en el caso de la manía propiamente dicha.

¡Veamos este tema en mayor profundidad!

 

Fases de la bipolaridad

Como ya sabes, las personas que padecen trastorno bipolar viven diferentes épocas en que sufren sintomatología de distinto tipo.

Así, durante la depresión experimentan los efectos propios de esta enfermedad emocional. Eso sí, la gravedad de sus consecuencias podría ser diferente según la variabilidad de la sintomatología. En algunas ocasiones, este estado puede llegar a ser altamente incapacitante.

Por otro lado, la manía puede definirse como una fase de exaltación que se materializa en unas señales inequívocas, distinta a la de tipo hipomaníaco. Algunas de ellas son: el aumento de energía y, por tanto, de actividad, el insomnio o descenso de necesidad de dormir y una mayor irritabilidad, entre otros.

El factor más llamativo de la manía es que el afectado puede padecer delirios, estados psicóticos que implican una distorsión de la realidad. Bajo su efecto, la persona podría convencerse de la posibilidad de fenómenos increíbles como su capacidad para volar u otros superpoderes.

 

Diferencia entre manía e hipomanía

El estado hipomaníaco se denomina así porque se distingue del maníaco en relación a la gravedad de los síntomas, de ahí la utilización del prefijo “hipo” (por debajo de). Esto significa que los afectados por la hipomanía no padecen los síntomas propios de la psicosis. 

De esta manera, sus emociones no les llevan a situaciones de extremo riesgo que podrían poner en peligro su propia vida. Y es que los afectados por manía pueden ser capaces incluso de cometer delitos, teniendo en cuenta que los acontecimientos que vivencian distan en gran medida de la verdadera realidad.

El episodio hipomaníaco suele manifestarse en el trastorno bipolar tipo I. En este caso, los síntomas no interfieren en el normal funcionamiento de la persona. De hecho, la misma se encuentra dotada de mayores niveles de energía, lo cual podría ayudarle a mejorar su productividad en cualquier ámbito.

 

Síntomas episodio hipomaníaco

El episodio hipomaníaco puede durar desde 24 horas hasta al menos 4 días para ser considerado como tal.

  • Los síntomas se relacionan con una mayor autoestima e ideas grandilocuentes.
  • Además, se manifiesta una verborrea exagerada que es el resultado del pensamiento acelerado propio de la condición.
  • Igualmente, este hecho provoca problemas para focalizar la atención.
  • Debido a sus grandes dosis de energía, el afectado manifiesta un mayor interés por el logro de metas en el ámbito profesional y personal.
  • Llevar a cabo algunas acciones arriesgadas, como compras compulsivas o el juego de apuestas, es uno de los signos más preocupantes. Este se relaciona con la falta de control de los impulsos.