La terapia breve estratégica es un tipo de psicoterapia que se encarga de resolver los conflictos emocionales de los pacientes en un corto espacio de tiempo. Este modelo de psicología tiene su raíz principal en la labor de los profesionales de la salud mental Giorgio Nardone y Paul Watzalic.

A diferencia de la terapia cognitivo-conductual, este modelo de terapia psicológica está más enfocado en las cuestiones del presente que su vinculación con el pasado. 

¡Descúbrela!

 

Origen y objetivos

La terapia breve estratégica apareció a mediados del siglo XX de la mano de los investigadores ya mencionados para cubrir una necesidad específica.

A partir de ella, es posible identificar el bucle dañino de: estímulo- respuesta emocional inadecuada- acción. De lo que se trata, entonces, es de analizar este mecanismo para que el paciente tenga la oportunidad de desarrollar una dinámica emocional más saludable.

Desde este punto, es esencial revisar al detalle dicho patrón disfuncional para desmontar el comportamiento derivado. Solo así es posible acabar con el círculo vicioso que tanto malestar psicológico está produciendo al sujeto.

Se pretende que los beneficiarios de la terapia breve estratégica sean capaces de obtener resultados satisfactorios de la misma de forma casi inmediata. Por ello, esta se basa en una serie de principios que te explicamos a continuación.

 

 Los 3 fundamentos

  • La manera de ver el problema es uno de los factores clave. Lo cierto es que la propia percepción del individuo en relación a una situación específica entraña gran parte del problema.
    La distorsión de la realidad suele ser determinante en la aparición de un trastorno psicológico de cualquier índole. A través de una terapia de diálogo se intenta desmontar esa visión alterada focalizando la atención al presente.

 

  • Se trata de un conflicto de tres dimensiones. Es importante entender que el dolor emocional producido por “un estímulo externo” está apoyado sobre tres ejes. La percepción distorsionada del entorno conduce a una pobre gestión emocional y esta, a su vez, da lugar a conductas maladaptativas. Por eso, conviene revisar esta cadena de acontecimientos para prevenir su aparición.

 

  • Las respuestas que buscas las encontrarás en el aquí y el ahora. La terapia estratégica breve resulta efectiva porque no centra su atención en los acontecimientos pasados.
    Es un modelo funcional precisamente debido a su práctico enfoque: en ese sentido, el origen del problema reside en la actualidad porque el paciente sufre sus consecuencias en este momento. Por ello, de poco sirve indagar en la infancia del paciente para dar respuesta a su sufrimiento emocional.

 

En resumen, la terapia estratégica breve puede ayudarte a solucionar eficazmente algunos patrones de conducta no deseados mediante la investigación tridimensional del problema. Entendiendo los factores desencadenantes del conflicto y tu manera de lidiar con ellos a nivel emocional y conductual en el presente, podrás hacer frente a la situación.

Eso sí, es necesario que la misma sea llevada a cabo por un profesional competente experto en esta clase de terapia.

¡Atrévete a plantarle cara al futuro ya!