Tener dolor de cabeza por estrés es uno de los síntomas que más aqueja a la población en general. Las altas exigencias laborales, la pobre conciliación familiar o el acelerado ritmo de vida que marca la sociedad son algunas de las principales causas de este mal.

En efecto, el estrés es un estado mental de agitación intensa que se manifiesta en formas muy diversas. Las cefaleas son una muestra evidente del mismo, las cuales pueden llegar a ser verdaderamente molestas si se prolongan en el tiempo.

¡Descubre los detalles!

Cefaleas Tensionales: Datos relevantes

Las cefaleas tensionales son producto de una situación estresante. De ese modo, ante la falta de relajación, se produce la contracción de los músculos del cuello y del cuero cabelludo provocando una sensación de malestar.
El dolor resultante es especialmente agudo en la zona superior del cuello y se siente como una fuerte presión que aparece súbitamente. De la misma manera, dicha dolencia desaparece por momentos ofreciendo una especie de tregua intermitente.

Es interesante conocer que el trastorno de ansiedad generalizada así como el estrés o la depresión favorecen la aparición de las migrañas tensionales. Generalmente, la población adulta y quienes se encuentran en la última fase de la adolescencia son más propensos a padecerla que los niños. Igualmente, las mujeres poseen una mayor probabilidad de tener dolor de cabeza por estrés al tratarse de una condición que puede ser hereditaria.

 

6 consejos esenciales para reducir sus efectos

Los efectos de una vida estresante pueden abocarte a una auténtica odisea física y emocional. Por esa razón, es conveniente mantener a raya los niveles de estrés que limitan tu bienestar. Para ello, puedes empezar a poner en práctica estas sencillas técnicas que te ayudarán a calmarte:

  • Prioriza tus quehaceres diarios. El dolor de cabeza por estrés surge precisamente debido a la sobresaturación de tareas y obligaciones. Así que a partir de ahora céntrate únicamente en tus objetivos principales cada día.
  • Mejora tu dieta. Si consumes una mayor cantidad de frutas y verduras, comprobarás como tendrás una mayor energía que te servirá para controlar tu nerviosismo.
  • Practica ejercicio moderado. El deporte es una de las mejores medicinas para combatir las cefaleas tensionales. Ciertamente, el mismo ayuda a destensar los músculos. Además, te permitirá desconectar de cualquier asunto preocupante.
  • Gestiona tu tiempo eficientemente. Aprender a usar las horas del día de una manera inteligente te permitirá deshacerte de las tensiones diarias. Recuerda organizar tus actividades por orden de importancia y abandona el hábito de procrastinar.
  • Intensifica tu vida social y tu descanso. Resulta muy útil regalarse ratos para uno mismo o disfrutar de la compañía de otros para desestresar y cargar las pilas.
  • Modifica tus pensamientos. Las cefaleas tensionales están relacionadas con la rumiación de pensamientos negativos. Trata de cambiar tu monólogo interior por uno más amable para librarte de algunas ataduras mentales.
Artículo relacionado  Fobia a la oscuridad

 

Como puedes observar, tener dolor de cabeza por estrés puede tener soluciones simples siempre que te decidas a tomar el control de tus pensamientos y actitudes ansiosas.

¡El poder está en tus manos!