Existen distintos tipos de depresión que afectan al bienestar de aquel paciente que experimenta los síntomas asociados a un diagnóstico específico. Estos son los datos que forman parte de la tipología de la depresión.

Tipos de depresión

1. Trastorno afectivo estacional. Este trastorno está condicionado por el componente estacional de un periodo específico del año en el que sentimos que nuestro nivel de energía cambia respecto a la estación previa. Frecuentemente, este trastorno es más habitual durante los meses de otoño e invierno cuando los días son más cortos y las temperaturas bajan. Sin embargo, también existen casos en los que el malestar se enmarca en el tiempo de primavera o en las vacaciones de verano. Es decir, cuando se produce un cambio significativo en nuestras rutinas.

2. Depresión endógena. El sufrimiento de una persona no solo puede estar relacionado con una secuencia de acontecimientos que han dejado una huella en la biografía del protagonista. Las circunstancias externas influyen en la realidad de una persona. Pero también existen aspectos internos que pueden estar condicionados con la experiencia de la depresión.

Este es el caso de este ejemplo. A pesar de no haber experimentado un acontecimiento significativo que esté relacionado con la tristeza, el individuo sí siente un nivel significativo de malestar. Se muestra menos receptivo para hacer planes con los demás. Ya no le interesan tanto aquellas actividades de tiempo libre que eran sus preferidas. Si figuramos en este grupo, experimentaremos cansancio.

3. Depresión exógena. Este es otro de los nombres que forman parte de esta lista sobre los distintos tipos de depresión. La tristeza que acompaña a esta clase está vinculada con el sufrimiento que vivimos tras experimentar un episodio difícil. Por ejemplo, una ruptura sentimental, una pérdida personal, el fallecimiento de un amigo o un familiar… También, una preocupación importante sostenida durante un largo periodo de tiempo, un desencanto profundo…

El diagnóstico de este ejemplo de depresión pone en vinculación nuestra tristeza con el componente situacional que la produce. ¿Cuáles son los síntomas de este diagnóstico? La visión limitante del presente y el futuro que pone el acento en los aspectos negativos, en los miedos y en la inseguridad.

4. Depresión postparto. La imagen de la felicidad constante describe la presentación de un concepto idealizado de la maternidad en la sociedad. Pero encontramos muchas circunstancias e historias diferentes. La tristeza también puede vivirse en este momento como ocurre en el caso de una depresión postparto. Afecta al plano de las relaciones personales que la protagonista tiene con su entorno. La persona experimenta preocupación y un estado de ánimo condicionado por la irritabilidad. Tiene la sensación de estar desbordada.

Por tanto, encontramos distintos ejemplos de diagnóstico en torno al hecho de sufrir depresión. Un diagnóstico ante el que es importante recibir ayuda.