Cómo mantener la motivación para estudiar es una cuestión peliaguda, especialmente en las circunstancias actuales. Y es que en pleno periodo de pandemia, es posible que te encuentres con la ilusión y las expectativas bajo mínimos.

Para evitar que eso suceda, has de tener tus objetivos muy claros. Es decir, reconocer y entender cuál es tu meta a conseguir y cómo deseas llevar a cabo dicho proceso de estudio.

¡Aquí te damos las claves para que no te rindas!

Plantea esta actividad como un reto

En efecto, las sesiones duras de entrenamiento académico pueden llegar a ser realmente exhaustas. No obstante, resulta atractivo entender este hecho como un desafío que te reportará enormes beneficios en un futuro cercano. Además, al lograrlo te sentirás orgulloso de ti mismo y mejorará tu autoconcepto.

 

Haz uso de elementos visuales

Cómo mantener la motivación para estudiar puede ser complicado para quienes tienen poca fuerza de voluntad y el foco puesto en otra meta.
En tu caso, puedes valerte de frases sobre el esfuerzo sobre las que apoyarte a medida que vayas cumpliendo distintos objetivos. Así, sería una buena idea asociar cada frase motivacional con un pequeño propósito que te plantees semanalmente.

Al final de la semana, habrás acumulado pequeños logros que visualizarás en forma de palabras en cualquier lugar de tu casa. Al transcurrir siete días, podrás cambiar las oraciones motivacionales como símbolo de renovación de energía.

 

Planifica tus tareas y registra tus avances

Una buena planificación es siempre la clave del éxito. Y es que cómo mantener la motivación para estudiar se encuentra muy ligado a una óptima organización. Por esa razón, debes desglosar el temario en semanas a través de esquemas y repasar cada unidad cuando sea necesario.

En ese sentido, prioriza las tareas más urgentes para liberarte del peso mental que podrían conllevar, y recuerda realizar breves descansos cada dos horas para no sobrecargarte. Igualmente, anota tus avances cada día para que seas consciente de tu nivel de progresos. De ese modo, cuando notes que el desánimo se está apoderando de tu mente, acude a tus notas y recuerda que estás más cerca del final.

 

Escucha música

Aunque parezca una tontería, escuchar música motivadora puede ayudarte a focalizar tu atención y a trabajar centrado. De esa manera, experimentarás un mejor estado de ánimo que te servirá para mantenerte conectado con tus emociones. Y es que la música te ayuda a eliminar tensiones y posibles bloqueos generados por la ansiedad y el nerviosismo.

Disfruta de un proceso entretenido y ameno gracias a esas canciones que consiguen despertar tu interés por seguir aprendiendo.

 

Recompensa tus hazañas

Es importante que reconozcas tu valía durante esta dura etapa a la que te enfrentas. Así que cuando consigas dar pasos adelante en momentos de crisis e incluso cuando superes cualquier pequeño obstáculo, premia tu disciplina y perseverancia.

Puedes pensar en cualquier recompensa que se te ocurra como permitirte gozar del pasatiempo que más te guste, obsequiarte con algún capricho o deleitarte con el sabor de alguna delicatessen.

 

¡El triunfo es tuyo!