El autismo es un trastorno del neurodesarrollo cuyos síntomas están relacionados con un déficit en la comunicación y en las relaciones sociales. Además, quienes sufren esta patología suelen manifestar comportamientos repetitivos, intereses obsesivos o reacciones inapropiadas frente a los cambios.

Esta alteración del espectro autista suele ser evidente en la primera infancia, alrededor de los dos años de edad, y puede tener causas tanto genéticas como ambientales.

Si quieres descubrir algunos síntomas de autismo adicionales, ¡no dudes en seguir leyendo!

Primeros síntomas del autismo

Es posible identificar los signos de esta condición mental grave a temprana edad. Algunas de las señales que podrían indicar su aparición son la falta de contacto visual y las muestras de indiferencia hacia los progenitores u otros cuidadores.

Por otro lado, los afectados presentan problemas de aprendizaje y tienen una capacidad intelectual inferior a la media. No obstante, todo depende del grado de autismo que padezcan. Y es que hay niños con autismo leve que pueden tener una inteligencia normal, o incluso alta, y poseer ciertas habilidades especiales. Aun así, estos también encuentran dificultades para interactuar con los demás o poner en práctica sus conocimientos teóricos.

Para poder determinar la seriedad de los síntomas de autismo, es necesario observar al niño. A través de la terapia, puede registrarse el grado de deterioro intelectual del pequeño en cuestión y continuar su seguimiento a lo largo del tiempo. Lo más importante es analizar su capacidad para desenvolverse en situaciones sociales.

Tipos de comportamientos comunes

Los niños o adultos que sufren algún trastorno del espectro autista pueden experimentar esta sintomatología:

  • Su lenguaje corporal es extravagante y no se coordinan bien al caminar o realizar otras actividades.
  • Llevan a cabo prácticas de autolesión como morderse partes de su cuerpo o golpearse la cabeza con violencia.
  • No entienden el funcionamiento de muchos objetos y podrían no comprender la dinámica de algunos juegos.
  • Se sienten incómodos con el contacto físico, aunque sea de sus familiares.
  • Son muy sensibles a los sonidos y a las luces.

Rasgos comunicativos de las personas con autismo

Es frecuente observar estos síntomas del autismo relacionados con la comunicación:

  • Tienen un abanico escaso de expresiones faciales. De hecho, a veces, puede parecer que no tengan emociones o sentimientos propios. Igualmente, no pueden desarrollar habilidades sociales como la empatía o la inteligencia emocional.
  • Manifiestan aislamiento social y parecen vivir en su propio mundo, alejados de la realidad.
  • Poseen trastornos del lenguaje bastante marcados como la incapacidad de formar oraciones enteras y su tono de voz es anormal. Lo que sí hacen es repetir palabras automáticamente, aunque no sepan su significado.
  • A veces intentan comunicarse, pero lo hacen de forma agresiva o poco adecuada.

En resumen, quienes padecen autismo en mayor grado sufren efectos muy severos que les impiden desarrollar una vida con normalidad. Estas personas nunca podrán ser independientes y siempre tendrán que permanecer bajo el amparo de un cuidador o ingresar en un centro especializado. Por esa razón, es necesario mantenerse atento a las señales de alarma que te explicamos.