El pensamiento crítico es la capacidad de pensar por uno mismo, de formar una opinión con criterio tras haber analizado unos hechos concretos. Esta habilidad de juzgar y discernir la verdad suele configurarse con el paso de los años, a medida que el individuo logra una mayor madurez emocional derivada de sus experiencias vitales.

Sin embargo, el pensamiento crítico podría empezar a desarrollarse desde la niñez o la adolescencia. De hecho, en ocasiones, algunas personas son capaces de poner en práctica esta capacidad analítica a edades muy tempranas.

 

Maneras de fomentar el pensamiento crítico en el aula

Hay muchas formas de estimular el pensamiento crítico en otras personas. Algunas de ellas son muy buenas ideas como recurso didáctico para los profesores en clase. Y es que qué enseñanza puede haber mejor que animar a los alumnos a establecer su propio juicio sobre diferentes ideas.

¡Presta atención a nuestras recomendaciones!

  1. Si eres profe, puedes fomentar en tus estudiantes la sensación de curiosidad. La sed de conocimiento puede contribuir a descubrir nuevos horizontes que les hagan plantearse la vida desde una perspectiva distinta. Ese cambio de planteamiento podría ayudarles a ser más conscientes sobre las decisiones que toman.
  2. Es importante, asimismo, aprender a hacerse las preguntas correctas para saber cómo interpretar el mundo apropiadamente. Para ello, hay que pedirles a los alumnos su opinión y que así sean capaces de expresar sus puntos de vista.
  3. Es necesario respetar la individualidad. Para poder inculcar el pensamiento crítico, debes entender que cada persona tiene una personalidad única y que eso modela tanto su comportamiento como la percepción de su entorno. Así que en el aula, validar el pensamiento de los alumnos puede hacerles sentir libres para abrirse y compartir.
  4. Ayuda a que duden de la información que pasa por sus manos. Hoy en día circulan muchas noticias en diferentes medios que carecen de veracidad. Es por eso vital enseñar a los más jóvenes a saber seleccionar datos fidedignos para poder acceder a fuentes fiables. Solo así podrán emitir juicios de valor con propiedad.
  5. Ofréceles tu propio punto de vista para que ellos se sientan a gusto para hacer lo mismo. Y de la misma forma, hazles ver que este hecho conlleva una importante responsabilidad ya que pueden influir en otros individuos.

 

La realidad del sistema educativo

Promover el pensamiento crítico en el aula es una tendencia actual que cada vez está cogiendo más fuerza. La asignatura de filosofía ya no es la única que puede hacer a los alumnos replantearse las cosas. Esta habilidad también puede practicarse en otras materias como la literatura, el aprendizaje de idiomas, las ciencias o el arte, entre otros.

Aunque hace unas décadas únicamente eran los estudiantes universitarios los que se beneficiaban de este conocimiento, hoy en día muchos profesores están interesados en enseñar esta habilidad que tanto sirve para la vida.

No obstante, aún queda mucho por hacer puesto que el pensamiento crítico todavía no ocupa el puesto crucial que debería tener en la enseñanza.