Ejercer el rol de padres no es una tarea sencilla, pero por suerte existen muchas pautas a seguir que nos ayudarán en la labor. Uno de los puntos esenciales a desarrollar para crear un clima adecuado con nuestros hijos es el diálogo. En este artículo explicaremos estrategias para mejorar la comunicación con lo hijos que mantendrán la unidad familiar ,así como la relación a través de la empatía y la motivación.

Dificultades en la relación padres e hijos por falta de diálogo

Aunque durante la infancia tengamos una buena relación con nuestros hijos, con la adolescencia la comunicación se hace más difícil por la aparición de diversas barreras como la privacidad, que fomenta la discusión y la interrupción de las ideas que expresamos.

Por otro lado, los padres normalmente querremos conservar la relación que mantuvimos cuando eran pequeños. Al no conseguirlo, cargamos nuestros diálogos de críticas y reproches que dificultan el intercambio de información y suelen terminar en conflictos.

Otro de los problemas es compatibilizar el tiempo en familia con la vida laboral. Equilibrar el tiempo que deseamos dedicar a nuestros hijos puede llegar a ser muy complejo en algunos casos y es importante realizar un esfuerzo por ello.

Estrategias para mejorar la comunicación con los hijos

Sé accesible

Debemos encontrar el momento ideal para hablar con los hijos tratando de ser receptivos, e iniciar la conversación compartiendo ideas, evitando realizar preguntas en primer lugar. Hay que organizarse y fijar un día cada semana para convivir con ellos, de manera que aprendamos sobre sus gustos, mostrando interés.

Los hijos también valorarán positivamente la realización de actividades en familia, ¡compartamos sus aficiones!

Escucha

Cuando los hijos pretendan hablar, debemos interesarnos y prestar atención con tranquilidad, de manera que la comunicación sea satisfactoria y la próxima vez vuelvan a recurrir a nosotros. No hay que ser intrusivos ni pretender sacarles información, simplemente limitarnos a escuchar su punto de vista y ser tolerantes con su forma de pensar.

Es importante no interrumpirles mientras hablan. Asegurarnos de que hemos entendido lo que comunican es importante antes de responder.

Responde adecuadamente

Evitar las reacciones exageradas es importante. Nada de mostrarse enfadados o a la defensiva. Hablemos en un tono neutral y calmado, aunque a veces no resulte sencillo en absoluto.

Precisamos crear un clima adecuado para la conversación, donde no se intente llevar la razón, sino únicamente expresar lo que pensamos sin infravalorar la opinión de nuestros hijos. Hay que ser empático.

Las estrategias para mejorar la comunicación con lo hijos nos ayudarán a desarrollar uno de los pilares fundamentales en la relación: el diálogo. A través de la comunicación bidireccional se fomentará indirectamente la confianza y la sinceridad. Es imprescindible que apoyemos a nuestros queridos descendientes.