El árbol de valores es una actividad que se utiliza para hablar sobre los principios. Lo más habitual es utilizarlo con los más pequeños, aunque también se puede emplear con los adultos. A continuación explicaremos qué significa este árbol y cómo podemos utilizarlo para enseñar a los niños.

Qué es un árbol de valores

Como decimos, se trata de una actividad educativa destinada a que una persona pueda descubrir qué es importante para ella. De forma general se suele recurrir a ella en el ámbito escolar aunque, con ciertas modificaciones, también se puede utilizar con las personas adultas.

Las creencias básicas que motivan y guían nuestras acciones y actitudes son los valores. Ellos nos ayudan a discernir qué es lo que realmente nos importa. Asimismo, describen las cualidades personales que pretendemos que guíen nuestro comportamiento; aquellas que nos convertirán en la clase de persona que queremos ser.

Uno de los objetivos principales de los sistemas educativos es transmitir determinados valores positivos a los pequeños. Por ese motivo, el árbol de valores es una herramienta que sirve de gran ayuda: gracias a él podrán desarrollar ciertas virtudes comunes. Sin embargo, cada persona ha de tener la capacidad para desarrollar un código ético y moral propio.

Y es que todo lo relacionado con los valores puede llegar a ser muy complejo. Veamos en qué consiste este árbol y cómo se puede utilizar.

Usos educativos en niños

El árbol de valores presenta a los niños una serie de conductas que pueden reconocer y que simbolizan aquellas características que se desea trabajar. De este modo les ayudamos a que sean conscientes de algunas actitudes que son de gran importancia para ellos. Posteriormente, las pondremos en práctica en el aula.

Artículo relacionado  ¿Cómo hacer mapas mentales para estudiar?

Así no optamos por presentarles solo los valores que queremos inculcarles, y hacerlo de un modo abstracto. Los niños pueden ver ejemplos de cada uno de ellos, para identificarlos de manera adecuada y sencilla en el futuro. Para poder llevar a cabo estas actividades necesitaremos presentar siempre un cuento o historia en la que los personajes actúen de acuerdo a diferentes normas y valores presentes en el árbol.

Entre los valores que con mayor frecuencia se suelen trabajar podemos destacar los siguientes:

– Responsabilidad.

– Orden.

– Empatía.

– Autocontrol.

– Perseverancia.

– No violencia.

– Colaboración.

– Y, por supuesto, el respeto a los demás.

Aunque estos sean los valores principales, podemos incluir todos aquellos que consideremos interesantes o imprescindibles para su desarrollo personal.

Como podemos ver, el árbol de valores es una herramienta perfecta para trabajar cuestiones relacionadas con la moralidad y la ética, sobre todo en un contexto educativo con los más pequeños. No obstante, este árbol puede adaptarse a diferentes situaciones o personas, convirtiéndose en un instrumento muy sencillo a la par que versátil.

imagen