En este artículo, quiero hablarte sobre los tipos de comunicación. Así, entenderás las razones por las que te conviene conocerlos y cuál es el papel que cumplen en tus relaciones sociales.

La comunicación humana es un fenómeno complejo a través del cual dos o más individuos intercambian información de forma más o menos efectiva. Se trata de un proceso que ha ido evolucionando a lo largo de millones de años. En concreto, desde que nuestros primeros ancestros comenzaron a proferir diferentes sonidos para comunicarse.

Si te interesa, ¡presta atención a todos los detalles!

La importancia de una comunicación eficaz

El receptor interpretará correctamente el mensaje enviado por el emisor durante el acto comunicativo si ambos cuentan con ciertas habilidades.

Así, el conocimiento y puesta en práctica de la empatía, la validez emocional o la escucha activa son esenciales para el éxito de un intercambio lingüístico. Asimismo, el uso de la asertividad nos ayuda a comunicar nuestras necesidades e intereses apropiadamente.

Una comunicación eficaz no solamente resulta vital para conectar emocionalmente con los demás. También es necesario entender cómo funcionan los tipos de comunicación para nuestro desarrollo personal y profesional. De ahí su importancia en nuestra vida.

Tener la capacidad de procesar el mensaje escuchado y ofrecer una respuesta adecuada que exprese nuestros sentimientos es, a veces, complicado. La ausencia de destrezas lingüísticas o el poco entendimiento de algunas convenciones sociales podría hacer que el proceso comunicativo se convierta en toda una hazaña.

Pero ¿cuáles son los tipos de comunicación que existen?

Según el tipo de mensaje que se transmita, encontramos dos tipos de comunicación: la comunicación verbal y la comunicación no verbal.

-La comunicación verbal se refiere obviamente a aquella que integra el uso de palabras entre sus hablantes. En función de si las palabras son expresadas oralmente o través de la escritura, distinguimos además entre comunicación oral y comunicación escrita.

Aunque parezca una diferencia sencilla, es necesario puntualizar que la comunicación oral puede ocurrir solo en forma de risa, llantos o gritos. Por otro lado, la comunicación escrita se realiza mediante códigos como, por ejemplo, el alfabeto de una determinada lengua o incluso jeroglíficos.

La comunicación no verbal, por el contrario, es aquella que prescinde del uso de palabras y se basa en la utilización (consciente o no) de diferentes recursos. O sea que las posturas corporales, los gestos y movimientos del cuerpo comunican. Igualmente, el tipo de mirada así como la forma de caminar o de realizar otras acciones podrían aportar datos interesantes.

Algunos de estos mensajes son más difíciles de descifrar ya que no obedecen a ningún sistema rígido de comunicación. Sin embargo, esto no es así en todos los casos. Y es que como dicen los ingleses: Las acciones hablan más alto que las palabras. O lo que es lo mismo, una imagen vale más que mil palabras.

De cualquier modo, es fundamental armarse de herramientas que te permitan comunicarte tanto verbalmente como a través de tu lenguaje corporal.

¡Aprende a expresarte claramente!