La pandemia por coronavirus ha revolucionado por completo nuestro estilo de vida así como la manera en la que nos relacionamos con los demás. De hecho, la hafefobia por coronavirus es uno de los efectos colaterales relacionados que mejor relata esta nueva situación. Se trata de un miedo irracional a tocar objetos o a otras personas por temor al contagio.

¡Averigua todas sus particularidades!

 

El trastorno más común de los últimos tiempos

La incidencia de hafefobia se ha disparado entre la población general durante el último año y medio. Esto significa que cada vez más individuos sufren un malestar psicológico intenso al estar en contacto directo con otras personas en lugares cerrados donde no hay ventilación. Así, es corriente evitar espacios pequeños como el ascensor o ciertos establecimientos.

De esta manera, quienes padecen dicha alteración ansiosa se mantienen en un continuo estado de alarma ante la posibilidad de caer enfermos o hacer enfermar a sus seres queridos. Ese hecho hace que les resulte imposible relajarse en muchas situaciones de la vida diaria. Por ejemplo, viajar en transporte público o ir a hacer la compra puede provocar bloqueo, parálisis y un agotamiento mental severo.

En estos casos, la rumiación de pensamientos catastróficos en relación al Covid-19 se convierte en una verdadera obsesión. Las ideas recurrentes en torno a la enfermedad e incluso a la muerte se tornan realmente dañinas para la salud mental.

 

Efectos negativos

Una de las consecuencias principales de la hafefobia por coronavirus es el aislamiento social como medida de protección ante el virus. Dado que algunas personas solo se sienten a salvo en su propio hogar, es lógico que empiecen a eludir aquellas actividades que implican pasar tiempo con otros. Como es de esperar, la vida social es uno de los aspectos que más se resienten.

Artículo relacionado  ¿Cuáles son las debilidades de un manipulador?

Por otro lado, existe una continua sensación de peligro que no descansa nunca. Al tratarse de un trastorno fóbico específico, es común experimentar los síntomas físicos de la ansiedad. Y es que un estado de estrés constante se manifiesta en una serie de signos tales como el nerviosismo exacerbado, la sudoración, el aumento de la frecuencia cardíaca o sensaciones de cosquilleo.

Como resultado, la hafefobia por coronavirus limita seriamente la calidad de vida de los afectados. Pues los mismos, incapaces de adaptarse a una nueva realidad, experimentan una serie de ideas intrusivas que acaban por gobernar su día a día. Así, se muestran extremadamente incómodos ante la posibilidad de rozar a alguien, por lo que terminan por lavarse las manos y el cuerpo excesivamente.

 

¿Sabías qué…?

  • La hafefobia por coronavirus es una de las principales secuelas psicológicas derivadas de la pandemia junto a la hipocondría y la agorafobia.
  • La ansiedad característica de las fobias se manifiesta en somatizaciones que podrían acarrear serios problemas de salud.
  • La terapia cognitivo-conductual es la más adecuada para el tratamiento de este trastorno. El mismo se emplea para ayudar a los pacientes a gestionar su miedo para ganar autoconfianza y recuperar así el control de sus vidas.

¡Decídete a dar el primer paso!