¿Cómo podemos superar el pasado? A veces, es positivo poner en perspectiva el ayer a través de la distancia que aporta el presente. Pasando página como ocurre con la escritura de un diario que tiene esta secuencia temporal. Es positivo que aprendamos del pasado y experimentemos la gratitud por lo vivido. ¿Cómo superar aquellas dificultades que nos han dejado huella? En este artículo ofrecemos algunas ideas.

El pasado y sus heridas emocionales

El recuerdo de algunos momentos del ayer puede hacernos sentir vulnerables también en el presente cuando no hemos superado completamente algunas dificultades. Algunos acontecimientos del pasado dejan una huella más intensa.

Así ocurre, por ejemplo, con algunos temores que conectan con experiencias previas y que, mantenidos en el presente, pueden llegar a influir negativamente en nuestra capacidad de vivir plenamente el ahora. El pasado puede producir algunas heridas, por ejemplo, la tristeza por la muerte de un ser querido al que tanto echamos de menos. Existen acontecimientos del pasado que pueden estar vinculados con una depresión.

Vivir las emociones actuales para sentirnos plenos

El pasado forma parte de nuestra historia, es el recorrido vital que nos ha llevado hasta el presente. Pero el pasado, en sí mismo, tiene una forma distinta a la del presente. Es positivo recordar el pasado y reflexionar sobre el ayer, pero nos sentimos estancados cuando estamos más atentos a aquello que ya fue, que a aquello que está ocurriendo ahora mismo.

Por ello, vivir el presente es un objetivo hacia el que podemos avanzar poco a poco. Por ejemplo, podemos ocuparnos de vivir cada nuevo día visualizando esta nueva jornada como una oportunidad que nos regala un bien tan importante como el tiempo. ¿Cómo vivir el presente? Tomando decisiones en este contexto que tiene la forma del aquí y el ahora. También, potenciando la presencia consciente.

Estrategias de psicología para superar el pasado

Una terapia psicológica aporta una ayuda terapéutica a aquella persona que quiere superar el pasado y siente que hay algo que se lo impide. Además, la escritura terapéutica nos ofrece un recurso expresivo para escribir en un folio en blanco cuanto necesitamos exteriorizar en relación con algún asunto del ayer. Además, el contacto con la naturaleza también es una recomendación práctica para potenciar el bienestar al disfrutar de un tiempo de actividad al aire libre.

Por tanto, para superar el pasado es muy importante iniciar un proceso terapéutico, ya que más allá de las posibles sugerencias de ayuda, la atención profesional es esencial durante el proceso de recuperación. Así como la escritura terapéutica nos ofrece un recurso de apoyo para poner palabras a aquello que queremos contar, el contexto de una terapia psicológica también pone en valor la comunicación, la escucha y la atención personalizadas. Además, es el profesional quien debe realizar el diagnóstico de depresión.