Que el deporte en casa es saludable no lo duda nadie. Sin embargo, sentirnos motivados para practicarlo nos resulta, a veces, bastante difícil. El por qué se encuentra en la pereza, el cansancio, la falta de tiempo y las mil excusas que inventamos por el camino.

La importancia del deporte para la salud

Cuando finalmente tomamos la iniciativa y practicamos deporte, nos quedamos relajados con una sensación de bienestar física y psíquica inmensa. Este estado es el resultado de la segregación de hormonas durante el ejercicio, como las endorfinas, las serotonina y la dopamina. Gracias a ellas, reducimos el estrés y la ansiedad, mejoramos nuestra forma física y aumentamos el autoestima.

Encuentra tu propia motivación para hacer deporte

Es importante que cada persona encuentre qué es lo que le motiva para practicar deporte. Mientras que a unos les servirá como vía de escape y desahogo al estrés del día a día, a otros para socializar y salir de la rutina. Sin embargo, muchos de ellos tienen como principal motivación la mejora de su aspecto físico (perder peso, fortalecer musculatura…) con el fin de agradar a terceros, lo que supone caer en un error. Debemos encontrar motivaciones intrínsecas, es decir, encontrar las razones por las que practicamos deportes para nosotros mismos y para nadie más. Solo así practicaremos deporte en casa, en el gimnasio o en la naturaleza por deseo propio y no nos supondrá un esfuerzo.

El papel del coaching deportivo

Para poder conocer cuáles son nuestras verdaderas motivaciones nos encontramos con el método del coaching deportivo. Se trata de un tipo de entrenamiento en el que el deportista aprende a identificar, poner en práctica y mejorar sus habilidades y capacidades para el deporte. El coach deportivo ejerce como guía de todo el proceso y con su ayuda se establecen una serie de objetivos reales y ajustados a cada persona. Estas metas se marcan en conjunto, entre deportista y entrenador, por lo que no son impuestas sino que la persona se implica y compromete voluntariamente con ellas.

Cada persona es única y son muchas las variables que hay que tener en cuenta para dar con la fórmula secreta que le motive a practicar deporte. Consejos como qué comer y beber antes de hacer ejercicio, establecer una rutina, buscar recompensas personales o gestionar los tiempos pueden resultar de gran ayuda. De esta forma, a través del coaching deportivo, se hace un análisis y seguimiento de cómo el deportista va avanzando en lo que acabará de convertirse en una gratificante y beneficiosa rutina.

En conclusión, la motivación adecuada para practicar deporte en casa no es fácil si no se hace previamente una reflexión de qué nos aporta individualmente. Con el coaching deportivo, se establece una relación entre el deportista y el entrenador que facilita su implicación real y la consecución de objetivos.