Falta de motivación de los deportistas jóvenes

Fútbol, baloncesto, natación o gimnasia son actividades extraescolares típicas. Sin embargo, el deporte es un hobby que compite con la música, los idiomas o las artes plásticas. Cuando los deportistas jóvenes tienen que dar prioridad a una de ellas, la motivación juega un papel crucial. El tiempo, esfuerzo y dedicación que les supone requieren de determinación, instinto de superación y, sobre todo, ilusión.

Estrategias para motivar a niños y adolescentes

No debemos plantear el deporte como una obligación o necesidad. Son pocos los niños que acuden por iniciativa propia, la mayoría son arrastrados por las presiones familiares o escolares, y motivarles conlleva entenderles y actuar en consecuencia. Para ello, compartimos una serie de consejos, tanto para entrenadores como para profesores y padres.

No olvidar que todo deporte es un juego

No son deportistas profesionales que compiten. La base de cualquier deporte es el juego y la diversión es uno de los mayores motivadores que existen. Esto no significa que no tengamos que pedirles que se esfuercen e intenten dar lo mejor de sí mismos en cada entrenamiento, sino que lo hagamos siempre sabiendo que el objetivo es que disfruten. No marquemos metas inalcanzables.

Fomentar el espíritu de equipo sin caer en los favoritismos

Especialmente en los deportes de equipo, no debemos destacar a una persona por encima de otras. Elogiar en exceso, dar más minutos u otros favoritismos solo conseguirán generar envidias y antipatías. Además, también será la principal causa de desmotivación del resto del equipo, siendo el pensamiento general: “da igual lo que haga, jamás lo haré tan bien”. En consecuencia, dejarán de esforzarse y perderán la ilusión por jugar.

Ningún entrenamiento es igual a otro

La novedad nos motiva. Cuando caen en una rutina de entrenamientos, los jóvenes deportistas acaban por aburrirse, ya saben qué es lo que va a pasar a continuación. Sin embargo, si conseguimos despertar sus sentidos con entrenamientos en los que sigan aprendiendo y superándose de diferentes formas, su motivación será mayor.

No hay victorias ni derrotas, el éxito es relativo

Siempre tenemos que ser conscientes de que los resultados del marcador son subjetivos. Son muchos los factores externos que pueden afectar, y así debemos mostrárselo a los niños y adolescentes. Si es época de exámenes, si el nivel del equipo contrario era superior o si las condiciones del juego no eran idóneas. Además, hay que considerar el resultado individual y grupal: lo que para unos ha podido ser un fracaso, para otros ha sido un éxito.

Son muchos los factores a tener en cuenta para motivar a los deportistas jóvenes a continuar su trayectoria deportiva, siempre siendo conscientes de su situación e intentando mantener viva su ilusión.