Que reír nos hace sentir bien no es ninguna novedad. Lo que mucha gente aún desconoce es que la risa podría ser una terapia medicinal en sí misma, porque aporta muchos beneficios para la salud. Ni podríamos imaginar alguno de estos beneficios.

¿Por qué la risa te ayuda?

Reír hace que nuestro cuerpo segregue sustancias químicas muy saludables que permiten que el organismo funcione mejor. Pero también nos relaja y nos ayuda a dormir más plácidamente, nos mantiene jóvenes y, encima, resulta que al reír nuestros músculos tienen que trabajar. De modo que echar unas risas equivale a ir al gimnasio. ¿No es fantástico?

Si a esto le sumamos que reír es gratis, sin duda deberíamos empezar a reírnos más. Incluso, estaría bien convertir las risas en parte de nuestro día a día. Exactamente igual que vamos a comprar el pan, nos apuntamos al gym o a clases de inglés. ¿Por qué no buscar un rato en nuestra agenda para reír tanto como podamos? Y es que, aunque parezca extraño, a reír también se aprende.

De hecho, hay sesiones de risoterapia donde la gente acude dispuesta a mejorar su bienestar emocional riendo. Incluso, las personas más tímidas o introvertidas pueden experimentar cambios muy positivos en su vida si aprenden a reír.

Reír para curarte emocionalmente

El cuerpo y la mente están conectados, de modo que una mente sana puede repercutir en una mejora significativa de la salud física. Comenzando por la primera, es decir, por las emociones, tenemos que decir que reírnos estimula la producción de hormonas de la felicidad y del bienestar. Nos referimos a las endorfinas y la serotonina. Estas sustancias presentan un bajo nivel cuando sufrimos de ansiedad o depresión, de manera que al aumentarlas, nuestro ánimo también sube.

Artículo relacionado  Autosabotaje mental, el lastre para evolucionar

Paralelamente, cuando nos sentimos animados, nos volvemos más extrovertidos y somos capaces de comunicarnos mejor con los demás. Por eso, otro beneficio de la carcajada es que nos ayuda a relacionarnos. Disipa nuestros complejos y nos hace olvidarnos de nuestros temores a la hora de entablar una relación con otra persona.

Pero no solo esto, sino que además de volvernos más sociables, atrevidos y menos estresados, la risa mejora la salud cardiovascular. Pues, como dijimos antes, reír es igual que hacer ejercicio físico y activa nuestros músculos. Esto incluye los músculos y órganos más grandes que tenemos como son el corazón y el cerebro.

Ahora bien, la pregunta que viene quizás es “¿cómo reír más?”. Pues esto es sencillo. Para comenzar, tenemos que aprender a reírnos de nuestros propios errores y hasta de nosotros mismos. Con un poco de práctica, lo habremos conseguido y tendremos con nosotros herramienta tan poderosa. La risa nos hará cambiar los grises por colores positivos y enérgicos en nuestra manera de ver el mundo.