Como ya sabrás, los síntomas de migrañas pueden llegar a ser muy fuertes. Y es que se trata de una condición bastante habitual que se caracteriza por un dolor intenso en uno o los dos lados de la cabeza. El malestar que produce, en muchas ocasiones incapacitante, podría manifestarse de formas preocupantes.

Para que te hagas una idea más precisa, debes saber que este es un desorden neurológico que ocurre por causas genéticas o ambientales. Si quieres descubrir sus efectos más desconocidos, ¡sigue leyendo con atención!

Los signos físicos de migrañas menos usuales

Cuando hablamos de migrañas, el primer síntoma que te viene a la mente es, por supuesto, el dolor de cabeza o cefalea. Sin embargo, quienes la padecen experimentan normalmente otra serie de signos que conviene vigilar de cerca por si se agudizan.

Antes de entrar en materia, es conveniente que conozcas los dos tipos de migrañas a las que podrías enfrentarte: las migrañas con aura y sin aura.

Migrañas con aura

Esta clase de migrañas deben su nombre a la aparición de distintos síntomas, conocidos como auras, previos al dolor de cabeza en sí que afectan a los sentidos. Aquí te mostramos la información más relevante al respecto:

Aura visual. Son síntomas relacionados con la visión como el dolor ocular, la percepción de luces brillantes y luminosas, alteraciones visuales y excesiva sensibilidad a la luz. No obstante, el aura retiniana solo afecta a uno de los ojos.

Aura sensitiva. Puede describirse como una sensación de hormigueo en zonas del cuerpo como las manos, la lengua, la boca o los hombros.

Aura del lenguaje. Antes de las migrañas, es posible experimentar dificultades para formar palabras e incluso procesar lo escuchado apropiadamente.

Aura motora. En este caso, se altera la consciencia y se da una parálisis parcial o íntegra de una zona del cuerpo.

Además, en estas circunstancias, el dolor viene acompañado de otras señales igual de alarmantes. Entre ellos, algunos de tipo nervioso como: sudoración, micción frecuente, escalofríos, cansancio desmesurado, falta de apetito y problemas de atención.

Migrañas sin aura

Por otro lado, las migrañas sin aura son aquellas que aparecen junto a síntomas más leves. Aunque ciertamente sus repercusiones sobre la calidad de vida pueden ser igualmente devastadoras, no se experimentan síntomas previos a su manifestación.

La buena noticia es que la mayoría de personas con migraña sufren este trastorno de menor seriedad. A pesar de ello, el dolor de cabeza puede intensificarse hasta el punto de causar vómitos e incluso podría aparecer dolor maxilar y de cuello.

Conclusiones

Como has podido observar, los síntomas de migrañas no se reducen exclusivamente a un dolor de cabeza potente. Además, pueden ocurrir síntomas previos a ella (migrañas con aura) o algunos cuando la misma tiene lugar (migrañas sin aura).

Otra sintomatología rara como lagrimeo, sensibilidad a olores y ruidos o congestión nasal también podrían atribuirse a este problema de salud. Así que es importante que tomes buena nota de tus sensaciones cuando lo padezcas.