La fibromialgia es una enfermedad crónica de carácter complejo que provoca una serie de dolores en diferentes músculos y huesos. Aunque en la actualidad no existe una cura para tratar los síntomas de la fibromialgia, hay algunos tratamientos disponibles que pueden ayudar a controlar sus efectos.

Si ya padeces esta patología o crees que podría estar manifestándose en el presente, te resultará interesante saber cuáles son las señales de alarma de la misma.

Así que, ¡sigue leyendo con mucha atención!

Síntomas físicos

Los síntomas suelen presentarse principalmente en mujeres de entre 25 y 50 años de edad. Es imprescindible entender que esta condición se manifiesta como un grave dolor generalizado acompañado de una fatiga intensa. Al compartir síntomas parecidos con otras dolencias, algunas veces es difícil de diagnosticar.

  • Rigidez corporal y dolores musculares. Se trata del signo más evidente de fibromialgia. Lo peor de todo es que las personas afectadas poseen una sensibilidad mucho más alta al dolor que el resto.
  • Cansancio extremo. Quienes sufren los síntomas de la fibromialgia, a menudo, reportan también un elevado agotamiento físico y mental.
  • Dolores de cabeza intensos. Las migrañas podrían ser asimismo otro efecto clave de esta condición.
  • Síndrome del intestino irritable. Da nombre a una enfermedad del intestino grueso que provoca hinchazón abdominal, cólicos y diarrea o estreñimiento, entre otros. Es la afección digestiva más relacionada con esta dolencia.
  • Entumecimiento. Aparece una sensación de hormigueo en manos y pies.
  • Dolor facial o maxilar. Este tipo de molestias suelen incluir el trastorno de la articulación temporomandibular. El mismo puede describirse como un dolor de mandíbula intenso que limita la movilidad de la mandíbula y provoca rigidez en sus músculos.
  • Trastornos del sueño. Los individuos que conviven con el dolor tienen grandes dificultades para conciliar el sueño y disfrutar de un descanso de calidad. El insomnio es normalmente el principal problema.

Efectos psicológicos

Además de los síntomas físicos, ocurren una serie de impactos psicológicos que deben tenerse muy en cuenta:

  • Problemas de memoria y organización de ideas. Es típico experimentar un desorden mental y poca claridad que afecta a la concentración. Las lagunas mentales son el reflejo de los fallos de memoria y una incapacidad de focalizar la atención.
  • Ansiedad y depresión. Aquellos que sufren los signos de la fibromialgia tienen más probabilidades de padecer además estas condiciones mentales. Y es que el dolor continuado y la inexistencia de una cura definitiva favorecen su aparición.

Cómo paliar los efectos de la fibromialgia

La fibromialgia supone un lastre continuo para la vida de los pacientes. Por ello, identificarlo a tiempo resulta esencial para beneficiarse del alivio proporcionado por algunos medicamentos y cambios en el estilo de vida. De ese modo, la práctica de ejercicio y una dieta saludable son de gran ayuda.

También se puede recurrir a terapia, tanto psicológica como física, para aprender a manejar la intensidad de los síntomas. Disciplinas como la quiropráctica o la acupuntura pueden suministrarte el consuelo que tanto necesitas.

¡Mucho ánimo!