La ansiedad, el estrés y el insomnio son moneda corriente. Síntomas de la época que restan bienestar al día a día. Para eliminarlos, la relajación resulta fundamental. Aquí mostramos 7 consejos útiles para poder relajarse y dormir mejor.

La necesidad de dormir bien

La noche es la fábrica del día. Si no descansamos lo suficiente ni tenemos un dormir de calidad la jornada de trabajo se torna muy difícil. Por ello, en las horas previas a irnos a la cama es necesario alcanzar un estado tal que nos ayude a conciliar el sueño sin tener que contar miles de ovejitas descarriadas. El descanso es un signo de buena salud y, por tal motivo, hay que poder apoyar la cabeza en la almohada con la mente libre de estrés o pensamientos recurrentes. ¿Cómo hacerlo?

7 consejos para la relajación

Hay muchas maneras de relajar mente y cuerpo. Estas son solo algunas de ellas:

1. Meditar

En Internet hay cientos de meditaciones guiadas para dormir. Incluso escuchar música lenta (clásica, celta o asociada al yoga) nos ayuda a serenarnos y conciliar el sueño en un breve lapso.

2. Respirar profunda y lentamente

Inspirar y exhalar pausadamente. De forma lenta. Ello nos ayuda a concentrarnos en la respiración (que debería ser abdominal) y no en los problemas o en los asuntos que debemos resolver al día siguiente.

3. Cero pantallas al menos dos horas antes de irse a la cama

Los dispositivos móviles, la televisión y el ordenador son fuente de estímulos. Por eso es preciso evitar las pantallas en horas previas a irnos a dormir.

4. Cenar ligero

Las comidas pesadas son de digestión lenta, mientras que las ensaladas, las sopas, cremas y las verduras hervidas son fáciles de digerir. Una cena liviana contribuye a agilizar el proceso de relajación del cuerpo y de la mente.

5. Repasar los ratos agradables que tuvo el día

En vez de esforzarnos en eliminar las ideas fijas y los pensamientos recurrentes, lo mejor es concentrarse en los momentos placenteros que tuvo la jornada que ya concluye. A nivel cerebral, se liberan así las llamadas hormonas de la felicidad que nos ayudan a relajarnos.

6. Cuidar el entorno

La temperatura de la habitación debería rondar los 18 ºC. Conviene que la televisión no esté encendida y que el móvil esté en modo vibrador.

7. Ducharse con agua tibia

Un baño relajante siempre es un buen aliado a la hora de prepararse para dormir.

La relajación es indispensable para añadir placer a la vida diaria, descansar bien y reponer las energías necesarias para iniciar la próxima jornada con actitud positiva. Poner en práctica las recomendaciones es clave para alcanzar el bienestar y lograr dormir como un bebé.