Muchas personas practican la meditación guiada como una experiencia de ayuda para reforzar el bienestar a través de la conexión con el presente. En este artículo vamos a explicar qué es este concepto y qué beneficios aporta. A través de la atención plena descubrimos la belleza del aquí y el ahora, un escenario de plenitud para el ser humano.

Qué es la meditación guiada

El ritmo de vida de una persona puede estar marcado por la sensación de urgencia en distintos momentos en los que se producen imprevistos que deben ser atendidos o, también, cuando se encuentra en el plazo próximo a la fecha de entrega de un proyecto. Esta meditación adquiere un significado concreto en este escenario; es un medio de ayuda para potenciar el encuentro con uno mismo. Es decir, en torno a esta experiencia, el protagonista tiene la oportunidad de vivir este encuentro desde la conexión con el presente. Ya que, cuando realmente fluimos con el instante, experimentamos la alegría de este regalo. Y aquellas preocupaciones que en otros momentos pueden llegar a ocupar más espacio en el pensamiento adquieren una perspectiva diferente desde el mindfulness.

En qué consiste

¿Y en qué consiste este tipo de meditación? Uno de los objetivos de este tipo de experiencia en la práctica es poner en valor la atención plena. Cuando empezamos a meditar podemos sentirnos un tanto incómodos al salir de nuestra zona de confort. Además, también podemos tener dudas sobre cómo llevar a cabo esta meditación. Pues bien, la esencia de esta propuesta reside precisamente en el acompañamiento por parte de aquel que guía la meditación como experto conocedor de este planteamiento. El profesional que guía la meditación es especialista en el tema y propone diferentes dinámicas en el contexto de todas las sesiones. Las circunstancias de la vida son cambiantes en cada momento. Y es positivo que aprendamos a vivir los diferentes instantes intentando mantener el foco de atención en lo verdaderamente relevante.

Recurrir a la meditación guiada en el mindfulness

Sabemos que vivir el presente es uno de los objetivos más importantes de felicidad, sin embargo, con frecuencia sentimos que nos cuesta concentrarnos verdaderamente en el instante actual. Este tipo de meditación, en el mindfulness, puede ayudarnos a desarrollar nuevas herramientas para gestionar el estrés, conocernos mejor a nosotros mismos, cultivar el optimismo, aprender lecciones valiosas, descubrir aquellas creencias limitantes que están generando algún tipo de sufrimiento y tener un espacio de bienestar.

Por tanto, la meditación guiada puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida a través de este aprendizaje en el que la paciencia es esencial. Por todo ello, a través del paso del tiempo podremos observar nuestra propia evolución y los beneficios de la meditación en nuestra vida.