El mindfulness para dormir es una estrategia de meditación que puede mejorar considerablemente la calidad de tu sueño diario. La verdad es que dicha técnica ha probado ser muy efectiva en el tratamiento de algunos trastornos relacionados, como el insomnio.

Así, sacar provecho de ella en unas condiciones idóneas podría marcar una gran diferencia en tu vida. ¡Atrévete a comprobarlo!

 

¿Cómo beneficiarse del mindfulnes para dormir?

Al contrario de lo que pueda parecer, practicar el mindfulness para dormir no es tan difícil como piensas. Tan solo has de tener en cuenta unas recomendaciones básicas para comenzar a sentir sus efectos positivos. A continuación, te mostramos los pasos a seguir:

– Encuentra un lugar tranquilo en casa en el que poder tumbarte o sentarte plácidamente, podría ser tu cama o tu colchoneta de yoga sobre el suelo. Eso sí, asegúrate de que ese espacio sea lo suficientemente silencioso para ahorrarte distracciones innecesarias. Y, sobre todo, acompáñate de música estimulante para crear un buen ambiente.

– Cierra los ojos y coloca tu cuerpo en la posición más cómoda que te sea posible. Acto seguido, practica las técnicas de respiración que hayas aprendido mientras te dejas guiar por la meditación de un experto a través de un vídeo o similar. Además, sé consciente del proceso de inhalación y exhalación para relajarte. Salivar conscientemente te permite acceder a un estado todavía más pacífico.

– Mientras escuchas la voz del instructor concéntrate en tus sensaciones corporales y aparta cualquier pensamiento que te aleje de esta actividad. Esta tarea requerirá algún tiempo, por lo que debes tener paciencia. No obstante, cuando alguna idea surja en tu mente solo obsérvala y déjala ir sin juicio ni culpa, es decir, toma conciencia de su existencia para luego desecharla.

– Una de las instrucciones del conductor de dicha técnica de meditación será que tenses y destenses cada músculo de tu cuerpo para liberarte de la ansiedad o el nerviosismo. Así que comienza siempre desde abajo hacia arriba, esto es, de pies a cabeza repasando cuidadosamente cada zona.

 

Propiedades de la meditación guiada sobre el sueño

El mindfulness para dormir tiene como función relajar cuerpo y mente si la practicas de manera eficiente. Para ello, céntrate en la respiración consciente a través del abdomen y disfrutarás de un sueño reparador.

De este modo, tendrás la oportunidad de acceder a un descanso profundo por más tiempo para aprovechar mejor cada momento que duermes, aunque sea una pequeña siesta. Poner tu cerebro a trabajar a tu favor es la principal clave para dejar de lado esas preocupaciones que entorpecen tu capacidad para calmarte y conciliar el sueño.

El mindfulness para dormir, indudablemente, contribuye a un mejor estado de salud. Y es que cuando gozas de un descanso óptimo estás preparado para enfrentarte a los desafíos diarios. Igualmente, está demostrado que las personas con mayor esperanza de vida son aquellas capaces de dormir plácidamente durante las horas recomendadas.

¿A qué esperas para probar en tu propia piel los beneficios de esta técnica a corto y largo plazo?