Para aquellos que no consiguen la relajación para dormir necesaria, la música es una de las mejores herramientas para conciliar el sueño. Es así porque desencadena en el cerebro una serie de conexiones químicas que nos ayudan a sentirnos mejor.

Beneficios de la música como relajación para dormir

A continuación, exponemos las principales razones por las que la música puede ayudarnos a relajarnos para dormir mejor:

La mente se calma

Si nos surgen pensamientos al azar o que se vuelven abstractos a la hora de ir a dormir, eso significa que la mente comienza a relajarse. Podemos dejar de centrarnos en el ahora y comenzamos a profundizar en el caos aparente de la mente subconsciente.

Utilizar la música para dormir nos ayuda a meditar, relajarnos y liberarnos de pensamientos innecesarios en ese momento. Es un hecho que no podemos acceder al subconsciente si no nos relajamos.

Ayuda al cuerpo a relajarse para dormir

Cuando conseguimos relajar nuestro cuerpo, se relaja la mente, por tanto, la relajación para dormir es necesaria.

La música puede ayudarnos a conseguirla y a ralentizar el ritmo del corazón. De este modo, también se ralentizará la respiración y podemos alcanzar un estado muy próximo a la meditación.

Evita ruidos de fondo

Cuando compartimos piso, vivimos en una calle muy concurrida o tenemos las ventanas abiertas, es posible que el ruido de fondo no nos permita conciliar el sueño. Así, el ruido suave que produce la música reemplazará el resto de sonidos discordantes.

También podemos optar por un ruido blanco con un flujo constante y plano en el que las frecuencias son iguales.

Tipos de música para conseguir la relajación para dormir

Muchas personas recurren a medicinas para dormir y descansar, pero escuchar música puede ser igual de beneficioso y menos invasivo. ¿Qué estilos musicales son los más adecuados para que podamos dormir?

– Música suave. Richard Clayderman o Kenny G componen melodías perfectas con las que relajarnos y poder conciliar el sueño. Los suaves sonidos de un piano entremezclados con el saxofón y una guitarra calmarán nuestra mente y nos transmitirá sentimientos positivos.

– Música clásica. Las notas suaves de la música clásica nos ayudan a dormir cuando estamos cansados.

– Rock suave. Las notas bajas y las melodías o letras suaves nos ayudan a conciliar el sueño. El mayor inconveniente lo tenemos con las letras: por lo general la música con apartado vocal no suele ser la mejor para la relajación.

– Música ambiental. Las composiciones de la música ambiental calan profundamente y nos ayudan a caer en brazos de Morfeo.

– Sonidos de la naturaleza. El cantar de los pájaros, las salpicaduras de una cascada, la lluvia o el romper de las olas son algunos sonidos de la naturaleza que nos calman.

En definitiva, si necesitamos una mayor relajación para dormir, lo mejor es optar por algunos de estos tipos de música.