La melatonina es una hormona que, en los últimos años, se ha puesto de moda gracias a sus numerosos aportes a nuestra salud. Debido a ellos se han comercializado diferentes productos que la contienen, aunque han tenido que regularse. Esto ha sucedido porque la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios estima que, al participar en una gran cantidad de procesos beneficiosos para el organismo, debe ser considerada como un medicamento.

Qué es la melatonina

Esta hormona es el antioxidante más potente que se conoce de los que fabrica el cuerpo humano y tiene una gran cantidad de funciones terapéuticas. Entre ellas, la que más destaca es la de regular los ritmos biológicos, es decir, los ciclos de vigilia y sueño.

Además, nos ayuda a llevar a cabo diferentes procesos neurofisiológicos, neuroendocrinos y celulares. También mejora las funciones de varias glándulas, hace que nuestro sistema inmunológico sea más potente e, incluso, nos ayuda a mantener alejadas algunas graves enfermedades. Eso sí, es necesario que tengamos en cuenta que esto solo sucede cuando nuestro cuerpo tiene unos niveles de melatonina adecuados, y que estos pueden disminuir por la acción de elementos como el alcohol, el tabaco, la cafeína o unos horarios inadecuados (como cuando trabajamos en turnos).

¿Cómo ayuda al sueño?

En el momento en el que el sol desaparece, la producción de esta hormona se activa; y sus niveles se mantienen elevados durante toda la noche. Posee cierta acción sedante y es la encargada de regular nuestros ritmos circadianos. ¿Qué quiere decir esto? Que es la responsable de que nos durmamos por la noche y nos despertemos por las mañanas, manteniendo un ciclo de aproximadamente 24 horas en nuestro reloj interno.

Beneficios de la melatonina para la salud

Ya hemos dicho que esta hormona nos ayuda a regular nuestros ciclos de sueño y vigilia y a dormir mejor, pero sus funciones no se quedan ahí. ¿Qué otras ventajas podemos obtener con ella?

– Es un antioxidante muy potente. De hecho, se cree que es más efectiva que el ácido ascórbico o la vitamina E.

– Mejora las cefaleas en racimo.

– Estimula el sistema inmunológico. Se enlaza a los linfocitos T y nos ayuda a liberar los factores de la sangre que contrarrestan los déficits inmunitarios de algunas enfermedades.

– Disminuye la tensión arterial.

– Es un protector contra las radiaciones.

– Favorece la producción de la hormona del crecimiento.

– Puede ayudar en el tratamiento contra el cáncer. Además de su efecto en el sistema inmunológico, nos protege contra los efectos indeseados de la quimioterapia.

– Mejora ciertos desórdenes emocionales o mentales, como la depresión, la ansiedad e incluso graves trastornos como la enfermedad de Alzheimer o la de Parkinson.

Como hemos podido ver, la melatonina aporta numerosas ventajas muy a tener en cuenta. Tanto si es producida naturalmente como ingerida mediante suplementos.