Cuando hablamos de la alexitimia nos referimos a un trastorno que nos impide reconocer las emociones. Esto puede complicar seriamente la vida a quien la padece, dificultándole cosas tan simples para otras personas como enamorarse. Vemos qué es este trastorno y cómo puede superarse.

¿En qué consiste la alexitimia?

Esta es una condición psicológica que impide identificar las emociones, tanto de un interlocutor como propias. Pero además, y al no poder identificarlas, también afecta al control de estas y a su expresión en quienes padecen este problema. La SEN (Sociedad Española de Neurología) afirma que el 10 % de la población del planeta sufre esta condición.

Además de los síntomas más importantes y llamativos, ya descritos, hay otros que debemos destacar. Entre ellos están la dificultad para diferenciar entre lo que son emociones y lo que son sensaciones corporales, o la baja capacidad para la introspección. Por otro lado, resultan frecuentes los comportamientos impulsivos, semblantes serios o el hecho de hablar poco. 

Además, tenemos que mencionar que existe un gran sufrimiento emocional que la persona afectada no es capaz de determinar ni de regular. Las personas con alexitimia son frecuentemente inexpresivas en todos los sentidos: tanto a  nivel emocional como verbal y físico.

Pero esto no solo afecta a los pacientes, sino también a su entorno. Dificulta enormemente sus relaciones interpersonales, lo que es más patente aún si tampoco se comunican bien: esto puede derivar en discusiones con sus parejas que acabarán desgastando la relación. Suele suceder porque la otra persona sentirá que no se encuentra en una relación entre iguales, sino que uno da más que otro.

Posibles tratamientos

Los expertos en neurología afirman que si una persona alexitímica no se trata, puede acabar sufriendo diferentes problemas. Entre ellos figuran la depresión, los problemas psicosomáticos o el aislamiento social producido por falta de empatía.

Artículo relacionado  ¿Qué es la psicoterapia integradora?

En psicología, el tratamiento de estas personas consiste en que aprendan a identificar tanto las emociones propias como las ajenas. El afectado ha de comprender en qué consiste este trastorno y cuál es su origen. Podemos realizar diversos talleres para desarrollar la inteligencia emocional y entrenar sus habilidades sociales para que puedan valorar cada uno de sus logros.

Aun así, hay una clave para superar este trastorno: entrenar el reconocimiento de las sensaciones que pueden traducirse en emociones. Dicho de otra forma, podemos asignar un valor emocional a la actividad de este tipo que tienen tanto el cerebro como el cuerpo (somatizaciones, estrés…). De este modo, comprenderán lo que están sintiendo.

La alexitimia es un trastorno psicológico, neurológico o mental. Sus consecuencias dificultan la vida de quienes la padecen, pero también la de quienes se relacionan con ellos. Son personas que tienen emociones, pero que cargan con el sufrimiento de no saber delimitarlas o identificarlas.