Cuando hablamos de psicología deportiva nos referimos al sector de la psicología que se dedica a estudiar el comportamiento humano, antes, durante y después de la práctica de cualquier deporte, tanto individual como colectivo.

Exigencia de los deportes de alto rendimiento

Desde siempre, el deporte ha sido un fenómeno social que mueve masas, y el deportista es la figura “que da la cara” en todas las modalidades. No solamente exige el público, los entrenadores, el equipo directivo o los compañeros, sino que también se exige uno mismo.

Cualquier ejercicio físico realizado por uno de manera cotidiana es beneficioso en todos los sentidos para la salud, tanto física como mental, pero cuando nos referimos a deportes de alto rendimiento, la cosa cambia. Quien lo practique debe tener unas determinadas condiciones mentales y físicas además de sacrificar muchas veces su vida familiar o social para poder llegar a la “meta”.

Evidentemente todo esto desgasta, por lo que es obvio que se precisa de una ayuda externa para reforzar el estado mental o buscar otra vez la motivación inicial en caso de que se pierda.

Estabilidad mental en deportistas

Para cualquier deportista lo óptimo es gozar de un equilibro entre salud física y salud mental y, aunque no lo parezca, esta última es la que se ve siempre más afectada. Cualquier alteración entre este equilibro provoca una reacción causa-efecto que afecta a la otra. Es decir, si no gozamos de buena salud física nuestras capacidades mentales se ven afectadas; y al revés. Muchos problemas mentales acaban afectando negativamente al rendimiento físico; podemos poner el ejemplo del “sobreentrenamiento”: el atleta está obsesionado en superar a la competencia y entrena más de lo que su cuerpo puede y acaba provocándose una lesión o agotando sus fuerzas.

Por estos motivos, cada vez más, se recomienda poder acudir a un especialista en este tipo de problemas psicológicos.

Psicología deportiva para mejores resultados

Es imprescindible, para el rendimiento de cualquier deportista, conocer sus motivaciones, su grado de ansiedad… y poder actuar correctamente en caso de comportamientos agresivos o ante una posible depresión. También este estudio se enfoca en la atención, la concentración y en las emociones.

Cualquier atleta puede llegar a experimentar situaciones mentales extremas o sentir impulsos que nunca sentiría en su vida cotidiana. Por estos motivos, cualquier persona que practique algún deporte debería poder acceder fácilmente a un psicólogo especializado.

Con todo esto que hemos explicado es obvio que cualquier equipo o cualquier atleta que esté preparado tanto físicamente como mentalmente conseguirá unos mejores resultados y estará mucho más motivado.

No dudemos en buscar un experto en psicología deportiva para nuestro caso o para un equipo. Recordamos que cada atleta tiene unas cualidades y condiciones físicas o mentales diferentes a los demás y, si se trata con más personalización, se puede sacar lo mejor de cada uno.