Dicen que la práctica de ejercicio físico sumada a una buena alimentación es uno de los pilares básicos para llevar un estilo de vida saludable. Pero ¿cuáles son los verdaderos beneficios del ejercicio físico? 

Más allá de los efectos sobre el propio cuerpo, el deporte puede convertirse en la clave para liberarte de tus emociones negativas. Así que descubre cómo puede ayudarte a sentirte mejor y más conectado contigo mismo.

¡Vamos allá!

El deporte como terapia alternativa

No existe mejor medicina que los beneficios del ejercicio físico sobre cuerpo y mente. Y es que hacer ejercicio te da la oportunidad de segregar endorfinas. La conocida hormona de la felicidad mejora tu estado de ánimo, tu capacidad de concentración y tu motivación.

  • Ciertamente cuando te encuentras motivado y en sintonía con todo lo que te rodea, estás más abierto a gozar de la vida en todos los sentidos. Con lo cual te muestras más receptivo ante la idea de tener nuevas experiencias y, en general, de disfrutar.
  • Igualmente, hacer distintos deportes te permite establecer lazos con otras personas, de modo que también puedes ampliar tu círculo social. Si entrenas con otros compañeros o participas en deportes de equipo, podrías aprender valores como la cooperación, el trabajo grupal y la fuerza de la unión para lograr un objetivo común.
  • Asimismo, los beneficios del ejercicio físico también guardan relación con la fijación de nuevas metas y el hecho de superarte a ti mismo. Así, la evolución y el crecimiento personal va más allá del mundo laboral o familiar, sino que abarca un amplio espectro de áreas.
  • A través del deporte, puedes crecer hasta transformarte en la versión de ti mismo que deseas ser, esto es, una persona disciplinada, lúcida y en control. Y es que el deporte puede ayudarte a tomar las riendas de tu vida, pues puedes aplicar ese mismo nivel de constancia y trabajo duro a otras facetas para avanzar.

 

Otros efectos positivos del ejercicio físico

Como te decíamos, los beneficios del ejercicio físico a nivel mental y corporal son enormes. Pues bien, se trata de un antidepresivo natural muy potente que te dota de energía durante el día para enfrentarte a tus quehaceres diarios. 

Además, te ayuda a conciliar el sueño gracias a su función relajante. De la misma manera, practicando rutinas deportivas semanales, es posible reducir tus niveles de estrés y ansiedad eficazmente para mejorar tu calidad de vida.

Haciendo deporte puedes además desarrollar distintas habilidades, como la resiliencia, para convertirte en una persona fuerte y empoderada. Prácticas deportivas como el yoga, además, te permiten observar el mundo desde una perspectiva renovada y alejada de los juicios y prejuicios que tú has instalado en tu mente.

 

Ser una persona más feliz y dispuesta a luchar por tus intereses es uno de los beneficios del ejercicio físico más satisfactorios. Así que ahora que se acerca el nuevo año, ¿por qué no finalmente proponerte a vivir de forma distinta?

¡Es una cuestión de respeto por tu cuerpo!