La menopausia y deseo constituyen un tema que sabemos que inquieta a muchas mujeres. Sin embargo, no estamos ante una situación en la que el sexo deba frenarse, todo lo contrario. Es hora de conocer una nueva etapa y adaptarse a ella.

Estamos ante nuevos cambios físicos y psicológicos que van a afectar a la libido y reducirla. Habrá que tener en cuenta ciertos aspectos como la adaptación personal y la comunicación con la pareja para poder construir una nueva forma de reavivar ambas partes esta situación.

¿Por qué cambia el deseo sexual en la menopausia?

No existe un síntoma que sea la desaparición del deseo sexual en la menopausia. Sin embargo, sí nos encontramos con insomnio, irritabilidad, sofocos, sequedad vaginal y una caída de los estrógenos. Esto va a cambiar las formas de la relación en este ámbito.

Sabemos que el principal problema es que esto llega de repente y, aunque en principio sepamos mucho, no hemos vivido estas sensaciones antes. Por otro lado, en el caso de tener una pareja sexual masculina que también verá afectada su vida sexual, no vive esos síntomas y habrá que darlos a entender.

Esto podría convertir los encuentros sexuales de siempre en dolorosos, debido a la falta de consenso y comunicación. Por ello, es crucial pararse a pensar y a hablar sobre esta nueva etapa de forma abierta con las personas que se vean afectadas.

Cómo gestionar la libido después de la menopausia

Es hora de dejar atrás todo lo que conocemos y repensar la manera en la que vamos a vivir nuestra vida sexual. Eso sí, es crucial que siempre utilicemos lubricante, porque la sequedad vaginal puede mantenerse.

Artículo relacionado  ¿Qué es el sexo normal?

Las mujeres que se encuentran en pareja podrían empezar a probar con fantasías, nuevas posturas o estímulos externos que las activen hormonalmente. La novedad y el compartirlo de forma honesta con otra persona son factores claves para no apagar la llama.

Psicológicamente, aceptar que no se van a poder tener hijos puede tener ciertas consecuencias a la hora de comprender de nuevo el sexo.

Por otro lado, para aquellas que estén solas, es una buena época para que conozcan su sexualidad, se exploren y entiendan cómo gestionar el deseo. Este aspecto es muy saludable, ya que la comunicación con una misma es más sencilla.

Estamos en una época muy buena para conocernos a nosotros mismos, descubrir nuevas experiencias y seguir disfrutando de nuestra vida sexual. Habrá que hacer algunos cambios y una tardará en adquirir costumbre, pero podemos afirmar que puede dejar de tener miedo a esta época vital.

La menopausia y deseo pueden ir relacionados si se aprende a escuchar el cuerpo de una, se trabaja en sus cuidados y se mantiene una comunicación honesta y fluida con nuestra pareja sexual. Sí, estamos ante un cambio, pero puede ser para bien.