El test del árbol es una prueba psicológica que se emplea para analizar la personalidad y el carácter de un individuo cualquiera que sea su edad. Debido a su sencilla aplicación, es común usarlo tanto en niños como en adolescentes.

No obstante, dicha técnica debe entenderse como una herramienta complementaria en psicoterapia y no como una terapia aislada.

¡Conoce todos los detalles!

 

¿En qué consiste exactamente?

El test del árbol trata de analizar la personalidad del sujeto, principalmente su manera de ser y de observar su entorno a través de una ilustración propia. Al individuo en cuestión se le pide realizar únicamente el dibujo de un árbol completo que puede colorear a su gusto.

Así, cada parte del árbol posee una simbología concreta que es posible identificar por medio de un exhaustivo análisis. Se emplean materiales básicos como lápiz, goma y lápices de colores para llevar a cabo la práctica en un tiempo estimado de entre 10 y 30 minutos.

 

Análisis de los principales símbolos

Raíces

Por una parte, las raíces del mismo están relacionadas con la afectividad. De esa manera, su ausencia podría indicar inestabilidad emocional. Así, raíces muy marcadas están asociadas a la represión.

No obstante, hay personas que no suelen tener en cuenta este aspecto al dibujar un árbol. En este sentido, cabría observar detenidamente el modo en que el tronco se halla plantado en la tierra. Si se afianza sólidamente, indicará que su apego emocional es seguro.

 

Tronco

Por otro lado, es necesario prestar atención al tronco. En el test del árbol, este elemento hace referencia al autoconcepto, es decir, la percepción de la persona sobre sí misma. Así, un tronco fino puede representar una personalidad muy sensible, influenciable o inseguro. Sin embargo, un tronco sólido y proporcionado denota equilibrio mental.

Asimismo, un tronco de excesivo tamaño se relaciona con un carácter altamente impulsivo y con marcada incapacidad para gestionar las emociones.

Copa y ramas

En cuanto a la copa y las ramas, es interesante señalar que si se dibujan con precisión y atención al detalle da muestra de una persona imaginativa con una actitud perfeccionista. En general este factor en el test del árbol implica la relación del sujeto con el entorno exterior.

Cuando el individuo se decide a incluir los frutos y las hojas del árbol en esta prueba psicológica, significa que el individuo tiene una personalidad ambiciosa. Dichos frutos pueden representar objetivos o metas por cumplir.

Además, es interesante prestar atención a la posición de las ramas cuya inclinación simboliza optimismo o pesimismo. Igualmente, el tamaño de la copa nos da pista sobre el carácter. De ese modo, una copa demasiado pequeña es propia de personas retraídas mientras que las copas desproporcionadamente grandes muestran actitudes narcisistas.

 

¿Sabías qué…?

El test del árbol podría incluso reflejar eventos traumáticos en la vida del sujeto si se observan factores llamativos como la ausencia de hojas o ramas en el dibujo. Además de eso, líneas deformadas o agujeros en el tronco pueden dar cuenta de algún suceso conflictivo.