La técnica del sándwich es una estrategia de comunicación que nos permite expresar una crítica negativa hacia el otro de forma asertiva. Dicha técnica nos ayuda a lanzar un determinado mensaje sin recurrir a la brusquedad o a la agresividad.
Y es que de lo que se trata es de comunicar los propios intereses o deseos sin herir al otro. Así, el respeto es una de las bases de esta estructura tan característica.

 

¿Por qué recibe ese nombre esta estrategia?

Un sándwich consiste en dos rebanadas de pan y un relleno que puede ser de distintos tipos de embutidos o verduras. Pues bien, esta técnica es denominada así ya que imita las capas de un típico emparedado.

Para empezar, la primera rebanada de pan simboliza algunos aspectos positivos que deseamos expresar a la otra persona. De esta manera, la comunicación comenzará de una manera fluida y amable entre las dos partes. En ese momento, y tras haber establecido un clima de comodidad, es momento de introducir en la conversación los elementos negativos que representan el interior del sándwich.

Por último, es conveniente recurrir a palabras cálidas que nos ayuden a cerrar el diálogo de un modo agradable y respetuoso. En este caso, la segunda rebanada de pan reflejaría el fin perfecto de este ejercicio de asertividad.

¿Cuándo aplicar?

Ciertamente, la técnica del sándwich puede ser útil en múltiples contextos en los que puede resultar complicado comunicar un determinado mensaje. Por ejemplo, cuando tenemos la intención de pedir un favor o de negarlo puede ser difícil encontrar las palabras adecuadas para hacer entender nuestras necesidades.

Artículo relacionado  ¿Cómo distinguir a las personas tóxicas?

En ese respecto, esta estrategia sirve para practicar la empatía, el autorespeto y la asertividad como claves para llevar un cabo un estilo de comunicación eficaz en situaciones específicas. De ese modo, también podemos hacer uso de esta técnica cuando queremos declarar una negativa ante alguna petición o requerimiento, así como para expresar disgusto ante el comportamiento o actitudes de otra persona.

De igual manera, la técnica del sándwich ha resultado ser muy valiosa para mejorar nuestro estilo de comunicación general. Esto es, gracias a su uso es posible generar una atmósfera de mayor confianza con el resto que favorece la creación de un espacio seguro en el que poder expresarse libremente.

 

Beneficios

  • La técnica del sándwich tiene como objetivo suavizar el tono general de la conversación. Así, es más probable que el interlocutor reciba el mensaje sin sentirse ofendido o enfadado.
  • Esta estrategia permite combatir con los dos estilos de comunicación ineficaces que son la agresividad y la pasividad. De este modo, tus emociones o sentimientos podrán ser escuchados utilizando el tacto como tu mayor aliado.
  • Empleando frases como “Me gustaría que…”, “Me siento así cuando me dices esto…” o “Valoro/Aprecio que me digas… pero debes tener en cuenta que…”son ejemplos estupendos que puedes emplear para enriquecer tus interacciones sociales.

 

Recuerda que las habilidades sociales son muy importantes a la hora de comunicarte con los demás, ¡así que pon en práctica esta clase de herramientas!