Aunque la atracción sapiosexual ha existido desde siempre, en los últimos tiempos ha aumentado la tendencia relacionada con este concepto. En la actualidad, las nuevas tecnologías y las redes sociales han fomentado las relaciones basadas en las conversaciones y en las palabras escritas. Nos comunicamos a través de apps de mensajería instantánea, mostramos nuestros pensamientos a través de citas, y desarrollamos todo un proceso de seducción basado en la narrativa.

¿Qué es la sapiosexualidad?

La sapiosexualidad es la tendencia sexual basada en la atracción por la inteligencia o los valores morales que tiene una persona. Los demás aspectos, como los físicos, pasan a un segundo plano. La excitación y el erotismo despiertan por la estimulación cognitiva que produce una buena conversación, un debate o una exposición artística, por ejemplo.

Los individuos definidos como «sapiosexuales» suelen tener rasgos psicológicos relacionados con la apertura a la experiencia y la búsqueda de nuevas sensaciones. Esta atracción a priori mental, se acaba desarrollando en todos los demás niveles, incluyendo el sexual.

Los estudios muestran que entre el 8 % y el 10 % de los adultos tienen tendencias sapiosexuales, y que se da más entre las mujeres que en los hombres. Esta mayor presencia en las mujeres puede deberse a que tienden a buscar una mayor estabilidad, seguridad económica y apoyo emocional. Estos son rasgos asociados con una mayor inteligencia. Los hombres, por el contrario, obtienen mayor gratificación a través de los estímulos visuales, por lo que el físico suele ser más relevante para ellos. No obstante, puede ser que los hombres sapiosexuales prefieran la inteligencia por los rasgos asociados a la maternidad.

Intereses de una persona sapiosexual

Las personas sapiosexuales presentan ciertas características comunes:

– Rechazan la rutina y buscan la novedad constantemente.

– Están «hambrientos» por adquirir nuevos conocimientos y compartirlos con su entorno.

– Se sienten atraídos por conversaciones que les estimulen a pensar y les generen ciertas revelaciones.

– Son curiosos, creativos, y profundos, huyendo de lo superficial.

– El erotismo que les caracteriza es el intelectual, basado en la búsqueda del deseo, y lo mantienen a través del misterio y lo inesperado.

¿Qué aporta?

Esta tendencia sexual produce interacciones basadas en el intercambio de conocimientos, pensamientos y reflexiones. Estos debates compartidos se convierten en un juego sexual entre dos mentes que buscan desarrollarse continuamente.

Además, las personas sapiosexuales fomentan la búsqueda de crecimiento mental, profesional, intelectual, etc., compartido con su pareja. Por tanto, generan una estimulación constante a nivel cognitivo que permite descubrir nuevos mundos.

En conclusión, lo sapiosexual es la tendencia que nos demuestra que no son solamente los rasgos físicos los que nos acercan a los demás. Podemos enamorarnos y activarnos sexualmente a través de los valores morales e intelectuales de una persona.