El miedo a la soledad es un sentimiento que todos experimentamos en algún momento de nuestras vidas. No obstante, es posible aprender una lección valiosa sobre nosotros mismos a través de esa experiencia emocional tan intensa.

Ciertamente, “estar solo” y “sentirse solo” son dos conceptos distintos que a menudo se confunden. Aprender a convivir contigo mismo es uno de los pasos que te conducen hacia la madurez emocional y al autodescubrimiento.

¡Prepárate para el viaje!

 

¿Por qué aparece esta emoción en estos tiempos?

Gracias a las nuevas tecnologías, vivimos en una época en la que es fácil conectar con otros individuos y gozar de la compañía mutua aún cuando la distancia física nos separa. 

A pesar de este hecho, a causa de la pandemia, la calidad de nuestros contactos sociales ha disminuido considerablemente.

Es por eso que algunas personas han desarrollado un inmenso miedo a la soledad. Es posible que el mismo ya estuviera latente previamente, quizá porque lo que más temen es a encontrarse consigo mismas.

Ciertamente, hay quienes necesitan de otros para sentirse completos al ser incapaces de ofrecerse a sí mismos dosis sanas de amor propio. Y es que cuando careces de autoestima, necesitas de la validación externa para sentirte bien y saber quién eres.

 

Comienza por sanar

En el momento en que comienzas a conocerte consigues liberarte de muchas de esas cadenas que te atan a los demás. Entonces eres capaz de estar a gusto y en sintonía con la persona que eres, pues ya no tienes la sensación de estar solo aunque no estés acompañado.

En esencia, vencer el miedo a la soledad comienza cuando decides hacerte cargo de tus propias necesidades físicas y psicológicas, dependiendo única y exclusivamente de ti mismo. 

Sin embargo, este hecho no significa que no requieras disfrutar de diferentes relaciones sociales o de pedir ayuda en determinadas circunstancias. Tan solo implica que tu felicidad no depende de factores externos sino de cómo tú registras la realidad.

Por tanto, alcanzar la independencia emocional es una de las claves para lograr sobreponerse al miedo a la soledad. Así, desarrollar algunas actividades con tu única compañía te ayuda a pasar más tiempo con tus pensamientos para conocerte más. 

 

En resumen…

  • Accediendo a ese diálogo interno que nunca calla, puedes entender por qué el hecho de estar solo te produce malestar psicológico. Esta situación mantenida en el tiempo puede afectar distintas facetas de tu vida, por lo que es conveniente buscar soluciones.
  • En definitiva, encontrarte con tus luces y sombras es la única manera de perderle el miedo a la soledad. Se trata de aceptar que hay momentos en los que es necesario realizar un proceso de introspección para hallarse en armonía con la propia esencia.
  • Solo así, es posible acceder a un estado de lucidez emocional que te permitirá mejorar la relación que mantienes contigo mismo y con el resto de personas.

“La soledad del hombre no es más que su miedo a la vida” (Eugene O’Neill)