El trastorno adaptativo mixto es una amalgama de síntomas físicos y psicológicos que ocurren a causa de uno o varios estresores emocionales. En algunas ocasiones, los cambios significativos acarrean una serie de consecuencias negativas para algunas personas que tienen problemas para regular sus emociones.

¡Descubre la manera en que esta alteración puede afectarte!

 

Síntomas

Los procesos adaptativos son muy frecuentes ya que la vida implica un movimiento continuo que hace que debamos a adaptarnos a nuevas situaciones a lo largo de nuestra existencia. La alta sensibilidad o el hecho de que nos incomode salir de la zona de confort propicia la aparición de este trastorno adaptativo mixto.

Dicha alteración recibe este nombre ya que sus síntomas psicológicos son una combinación de efectos ansiosos y depresivos provocados por una situación de cambio específica. Echemos un vistazo a algunos de ellos:

  • Ansiedad y preocupación. Se trata de las señales más evidentes del trastorno adaptativo mixto. En dosis normales, estas emociones son sanas pero sí interfieren con el ritmo de vida es conveniente prestarles atención.
  • Llanto fácil. Ante una situación desconocida de máxima vulnerabilidad – como puede ser asumir un nuevo rol en el ámbito familiar o laboral-. es posible que las emociones estén a flor de piel. De hecho, la incapacidad para el autocontrol emocional es un signo evidente de esta condición.
  • Pérdida de concentración e insomnio. La preocupación constante y obsesiva hace que resulte más difícil focalizar la atención así como descansar plácidamente por las noches.
  • Nerviosismo y cansancio continuado. Este terremoto emocional produce un desgaste energético intenso. Por eso, la fatiga física y mental es el resultado de dicho malestar emocional.
  • Molestias físicas. Muchas personas tienden a somatizar el dolor emocional convirtiéndolo en un problema físico también. Si tienes dolores de cabeza o de estómago continuos al enfrentarte a nuevos acontecimientos, decídete a pedir ayuda.

    Causas principales

    El trastorno adaptativo mixto puede desencadenarse a partir de algún acontecimiento vital más o menos significativo o la suma de los mismos. El momento de vulnerabilidad derivado además de la propia personalidad del individuo o sus experiencias previas desempeñan un papel determinante en la durabilidad de este episodio.

    Factores estresantes graves como la muerte de un ser querido cercano, padecer enfermedades severas o ser víctima de un accidente o catástrofe podrían favorecer su aparición. No obstante, otras situaciones vitales de menor impacto psicológico (a priori) podrían ser un cambio de trabajo o residencia.

 

Cómo lidiar con esta alteración

Contar con una red de apoyo es vital para sobreponerse con éxito a las vicisitudes de la vida. Igualmente, asistir a terapia podría ayudarte a hacerte consciente de tu sufrimiento emocional y a proveerte de las estrategias de afrontamiento necesarias para vencer este bache. Tanto la terapia cognitivo conductual como la terapia breve estratégica podrían resultarte de extrema utilidad en estos momentos.

Cuidar de tu salud emocional ahora debería ser tu prioridad. Lo cierto es que, en casos severos, el trastorno adaptativo mixto puede desembocar en un trastorno depresivo mayor, el cual está muy relacionado con las ideas de suicidio.